Un tesoro musical para la patrona

Decenas de piloñeses se dieron cita en el Santuario de La Cueva para asistir al estreno de la marcha de su patrona. /  FOTOS: XUAN CUETO
Decenas de piloñeses se dieron cita en el Santuario de La Cueva para asistir al estreno de la marcha de su patrona. / FOTOS: XUAN CUETO

«He querido que la pieza tenga algo de la patrona piloñesa, pero también del himno de Asturias», explica el compositor, el jienense Miguel Rueda El Santuario de La Cueva, escenario del estreno de la marcha procesional de la Virgen

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

Un rincón de la belleza, tradición y devoción como el Santuario de La Cueva merecía una composición como la que ayer se presentó oficialmente. La Virgen de La Cueva, que hace unos años ya recibía el regalo de un himno interpretado por la Coral Polifónica Piloñesa, asistía de nuevo ayer al estreno de una composición creada por el músico jienense Miguel Rueda Carpio.

La presentación en sociedad de esta marcha no podía haber tenido una mejor acogida. La jornada clara y con temperaturas agradables propició que muchos piloñeses se acercasen a La Cueva y llenasen la bancada del templo. La pieza central estuvo repleta de referencias a Asturias. Su compositor, aunque de origen sureño, ha sabido reflejar perfectamente lo que un rincón de tradición e historia como es el Santuario precisaba.

El concierto dio comienzo a la una y media de la tarde. Entre el público se encontraba el alcalde de Piloña, Iván Allende (PSOE), quien no quiso pederse una jornada tan especial. Los músicos encargados de interpretar las diferentes piezas pertenecían a la banda piloñesa De La Fuente; a la banda de Ateca, en Zaragoza; a la Agrupación Musical de Belesar, en Pontevedra y a la Banda de Música de Laviana. Todos ellos han tomado parte en el I Encuentro de Músicos celebrado este fin de semana en Piloña. A la hora de dirigir las piezas también se contó Patricia Miriam Martínez, de la banda piloñesa; Javier Domínguez, de la Agrupación Musical de Belesar; Jesús Enrique García, de la banda de Laviana y, cómo no, el compositor de la pieza central, Miguel Rueda.

La marcha en honor a la Virgen de La Cueva fue la última interpretada por los músicos, despertando un fuerte aplauso y la ovación de los asistentes. Algunos decidieron incluso desplazarse por la tarde a Covadonga, donde tuvo lugar la segunda parte de este acto de presentación con un concierto ofrecido en el Santuario.

La marcha procesional de La Virgen de La Cueva, apuntó Rueda, «pretende ser una composición especial, que se ha trabajado con el objetivo de que se convierta en algo propio del Santuario». Por esa razón, «he querido que esta pieza tenga algo del himno de la Virgen, pero también del himno de Asturias y de otras piezas con sabor muy asturiano. Es una composición hecha a medida, como un traje, especial para la ocasión», añadió. Buena prueba de estos toques asturianos es la presencia de la gaita, como una pincelada que acerca la composición a la tradición asturiana.

Toque folclórico

Uno de los presentes en el estreno, Javier Tamargo, se mostraba muy contento con la iniciativa, aunque lamentaba que no hubiese habido aún más respuesta vecinal. «Me gustó el toque de gaita que lleva la marcha y la interpretación de los músicos en directo, sin olvidar al director, que se mostró muy expresivo a la hora de dirigir, utilizando todo el cuerpo», indicó, y tuvo también palabras para Patricia Miriam Martínez, «porque en este caso, como siempre, ha vuelto a acertar con la iniciativa».

Víctor Rodríguez se mostró convencido de que la pieza musical «gustó muchísimo a todos los vecinos», gracias, entre otros muchos factores, «a que tenemos una banda realmente genial. Además los directores participantes se involucraron mucho en el concierto y Miguel Rueda se mostró encantado con el gran fin de semana que había vivido en Piloña».

Precisamente entre los músicos de las bandas participantes también se respiraba satisfacción. Fran Gálvez, de la banda de Zaragoza, afirmó estar encantado con el proyecto. «Conozco a Miguel y he seguido el proceso. Se ha volcado muchísimo y todo ha salido muy bien. Es una iniciativa preciosa, porque el sitio es inmejorable y con una buena acústica bajo esta bóveda de piedra. Ha sido un fin de semana espectacular el que hemos pasado en Piloña», aseveró.

En la banda de Infiesto, Marta Casado también destacaba la «gran novedad que supone para nosotros esta iniciativa. La marcha es genial, me gusta mucho, especialmente con el toque folclórico que aporta la gaita y que le da el sello típicamente asturiano», indicó. Los músicos tuvieron todo el fin de semana para ensayar este concierto. Ensayos que se prolongaron durante todo el sábado y la misma mañana del domingo, ofreciendo un resultado realmente destacable, a juicio de los asistentes.