«Es una tontería decir que queremos acabar con los clubes», defiende Riestra

G. P. LLANES.

«Es una tontería, una locura, decir que queremos acabar con los clubes». Con esa afirmación defendía ayer el alcalde llanisco, Enrique Riestra (Vecinos por Llanes), la postura del cuatripartito en el enfrentamiento abierto con entidades y familias tras sacar a licitación las escuelas deportivas municipales. La de ayer fue su primera referencia a la cuestión desde que el pasado viernes decenas de afectados se concentrasen ante el Ayuntamiento para exigir respuestas. Este mismo lunes, representantes de las entidades deportivas entregaban en el registro más de 1.500 firmas para paralizar las inminentes adjudicaciones a empresas, algunas de fuera de la región. «Me gusta que la gente sea proactiva», dijo Riestra en referencia a las movilizaciones, sin entrar a valorar la cuestión, pues adelantó que a lo largo de esta semana «hablará con datos en la mano».

Sí censuró al PSOE su «utilización política» del asunto y precisó que los niños que participan en las escuelas son «436 y no 600». Por su parte, la concejala de Personal, Priscila Alonso, defendió que «el Ayuntamiento no es el enemigo» y se comprometió a «intentar por todos los medios» que los monitores de las actividades sean subrogados por las empresas. No obstante, recordó que no pueden «obligar a nadie a nada».