«La Travespera es la reina de las rutas en España»

La Travespera rugió por las calles de Cangas de Onís ya de buena mañana. / FOTOS: NEL ACEBAL
La Travespera rugió por las calles de Cangas de Onís ya de buena mañana. / FOTOS: NEL ACEBAL

Más de trescientos amantes de las Vespas disfrutan de los Picos de Europa en la sexta edición de la quedada | Los moteros partieron desde Cangas de Onís hasta Caín y Posada de Valdeón, para seguir por Potes y Cabrales, en plenos Picos de Europa

LUCÍA RAMOS CANGAS DE ONÍS.

Parkas, rugido de motores, buena música y olor a gasolina. Cangas de Onís se convirtió ayer en la capital de las motos clásicas gracias a la sexta edición de la Travespera, cita que congregó a más de trescientos amantes de las dos ruedas llegados de todas partes del mundo. Desde lugares tan alejados como Málaga, Murcia y Cádiz, pero también de Portugal, Alemania y Bélgica, viajaron decenas de vesperos decididos a disfrutar de «la ruta reina de España», según manifestaron los riojanos Miguel Ángel Marín y Maite Rodríguez. Una fama que confirmaban gran parte de los asistentes, muchos de los cuales repetían este año e incluso se traían consigo a varios amigos, como la madrileña Marta Méndez. «Es la mejor ruta que existe, yo no he hecho otra más bonita, por lo que no me costó mucho convencerlos», indicó, en referencia a los cinco aficionados a la Vespas que la acompañaban.

Gran parte del encanto de la Travespera reside en los paisajes que atraviesa, en pleno corazón de los Picos de Europa, como apuntaban Manolo García y Manuel Díaz, llegados desde Alcalá de Henares. «Todo el mundo coincide en reconocer que el recorrido es precioso, no lo podían haber elegido mejor», señaló el primero, aseverando que «los asturianos a veces no son conscientes de lo que tienen». Su compañero se mostraba de acuerdo y añadía dos factores más a la apuesta: la gastronomía y el paisanaje. «Es que esta quedada lo tiene todo, pues aquí también se come genial y la gente es encantadora», manifestó. Ambos coincidieron en afirmar que «solo por el ambiente, ya merece la pena repetir».

Con tantas alabanzas, no resultaba extraño encontrarse ayer por la mañana en la ciudad canguesa con grupos enteros que se estrenaban en la Travespera, guiados solamente por las recomendaciones que les habían hecho otros moteros. «En otras concentraciones siempre nos decían que esta ruta no te la puedes perder y sabemos que los Picos de Europa son muy especiales, así que nos vinimos de cabeza», explicaba el abulense David Sánchez. Entre risas, reconocía que «los cachopos» también influyeron en la decisión de su grupo de seis amigos de unirse a la cita.

En medio de un gran ambiente, en el que no faltaron ni la gaita ni la sidra, los más de trescientos vesperos entonaron el 'Asturias, patria querida' a los pies del Puente Romano antes de que el chupinazo diese la señal de que la ruta comenzaba. Por delante, 230 kilómetros y muchas curvas en medio del Paraíso Natural que les llevarían hasta Caín y Posada de Valdeón, en León; Potes, en Cantabria, y Cabrales, antes de regresar a la ciudad canguesa, donde continuó la fiesta con la actuación de Silvidos y Gemidos. Además, la banda local Mala Reputación se encargó de poner música al vídeo de la edición de este año.

 

Fotos

Vídeos