Tres ramos y cien aldeanas para La Blanca en Nueva

Las andas con la imagen de la Virgen de la Blanca, en Nueva. /G. F. B.
Las andas con la imagen de la Virgen de la Blanca, en Nueva. / G. F. B.

La comisión de festejos homenajeó a Tita Ardines, la persona que durante años se encargó de confeccionar los ramos del día grande

GUILLERMO FERNÁNDEZ

Los vecinos de Nueva y sus alrededores que son simpatizantes y devotos de la Virgen de la Blanca celebraban ayer su día grande con pasacalles, misa, procesión, sesión vermú, festival folclórico y verbena. La comisión de festejos homenajeó a Tita Ardines, la mujer que durante muchos años se encargó, con mimo, elegancia y sabiduría, de la confección de los ramos.

El primer síntoma de que no se trataba de un día cualquiera en Nueva lo confirmaba la banda de música de San Martín del Rey Aurelio que, bajo la batuta de José Félix Ordiz Montañés, ofrecía un aplaudido pasacalles. En la iglesia parroquial, abarrotada, Domingo González, párroco de San Jorge, oficiaba la eucaristía que contó con el acompañamiento vocal del coro Manín, dirigido por Faustino Martínez. Y tras la misa se formaba una procesión hasta la capilla de la Virgen, en el barrio del Hospital.

De la comitiva formaban parte tres ramos de rosquillas y pan artesanal y más de un centenar de niñas y mozas enfundadas en el traje de aldeana llanisca. La imagen de la Virgen de la Blanca, a hombros de ocho jóvenes de la localidad, descansaba sobre un tupido manto de margaritas. El sacerdote, la banda de música y los devotos cerraban el cortejo. En la explanada frente a la ermita se cantó la Salve y más tarde comenzaba una sesión vermú con acompañamiento musical.

Por la tarde, niños, jóvenes y veteranos daban vida a un concurrido festival folclórico.

Temas

Llanes

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos