Tres rescates en los Picos de Europa en apenas cinco horas

Un agente del Greim, entre la niebla de Picos, durante el auxilio al francés enriscado. / GUARDIA CIVIL
Un agente del Greim, entre la niebla de Picos, durante el auxilio al francés enriscado. / GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil auxilió a un francés enriscado y porteó a un madrileño con un esguince y el 112 de Cantabria evacuó a una mujer herida en la cabeza

G. POMARADACANGAS DE ONÍS.

Tarde negra en los Picos de Europa y las montañas de su entorno, con tres rescates en apenas cinco horas. Los hechos sucedieron este miércoles en la vertiente cántabra del espacio protegido y los afectados fueron en esta ocasión dos montañeros madrileños y un francés. Este último, de 27 años, se encontraba realizando una ruta en solitario cuando se vio atrapado en la Canal del Vidrio, en el Macizo Central. El 112 dio aviso a las 17.30 horas a la Guardia Civil de que un hombre estaba enriscado y solicitaba ayuda al no poder salir por sus medios. De inmediato se puso en marcha un operativo que requirió de la intervención del helicóptero de la Guardia Civil con base en Asturias, así como del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) de Potes. Con punto de encuentro Áliva, ambos medios de la Benemérita comenzaron la búsqueda del montañero, dificultada por la niebla presente en la zona. Ante la imposibilidad de tomar tierra, la aeronave sobrevoló el área por encima de las nubes sin conseguir localizar al joven.

Los agentes especializados continuaron a pie el ascenso, hasta que a las 20.30 horas escucharon una voz en una zona de canales muy verticales, donde el acceso era difícil por la intensa niebla. Fue necesario esperar a que ésta remitiese ligeramente para descender desde una canal superior y bajar unos cien metros. Una vez alcanzada la posición del francés, y tras comprobar que se encontraba en buen estado, los agentes le colocaron un arnés de seguridad y una linterna frontal y lo evacuaron hasta Espinama, donde lo esperaba su familia.

Esa misma tarde, el Greim de Potes tuvo que evacuar también a otro hombre, un madrileño que se encontraba de ruta junto a dos personas por la zona de Cascadas de Retundia, en el entorno del espacio protegido. El senderista tropezó en el descenso desde la Cruz de la Viorna y sufrió un esguince de tobillo que le impidió continuar la marcha. La Guardia Civil recibió el aviso del 112 cántabro a las 16.15 y, una vez localizado, fue necesario que los agentes le porteasen en camilla. El dispositivo finalizó una hora después, cuando lo dejaron en el centro de salud de Potes.

El tercero de los incidentes se registró en los Picos de Europa y la intervención corrió a cargo del 112 de Cantabria. La afectada, una madrileña de 54 años, recorría con dos personas más un terreno de fuerte pendiente y firme pedregoso e inestable cuando tropezó y cayó golpeándose la cabeza, lo que le provocó un traumatismo craneoencefálico. Se dio la circunstancia de que en la zona estaba el guarda del refugio de Cabaña Verónica junto con tres montañeros, quienes dieron aviso al 112 poco antes de las 15 horas y ayudaron en las labores de apoyo.

En el operativo de rescate intervino el equipo helitransportado de Cantabria, que acercó al técnico y al médico hasta la herida. Tras realizarle una primera atención de urgencia in situ, la mujer fue porteada por seis montañeros hasta el helicóptero, que la evacuó al aeropuerto Seve Ballesteros. Allí la esperaba una ambulancia que la trasladó finalmente al Hospital Universitario Marqués de Valdecilla para recibir atención sanitaria.