El TSJA avala la normativa regional para la campaña de arranque de ocle

Descarga de varios fardos de ocle procedentes del arranque ayer, en el puerto de Llanes. /  NEL ACEBAL
Descarga de varios fardos de ocle procedentes del arranque ayer, en el puerto de Llanes. / NEL ACEBAL

La Sala de lo Contencioso Administrativo da la razón al Principado frente a los pescadores de Lastres, quienes le acusaron de «vulnerar el derecho de igualdad y oportunidad»

LUCÍA RAMOS LASTRES.

La normativa elaborada por la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales por la que se rigen, año tras año, las campañas de arranque de ocle, es ajustada a derecho. Así lo indica la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) en una reciente sentencia en la que da la razón al Principado frente al recurso presentado el pasado septiembre por la Cofradía de Pescadores Santa María de Sábada de Lastres. En su denuncia, los llastrinos aseveraban que el Gobierno regional había «vulnerado el derecho de igualdad y oportunidad» por permitir participar en la campaña de extracción de ocle a solo 28 barcos de la región, vetando al resto de los pesqueros asturianos.

Los pescadores afearon entonces que el Principado hubiese hecho «un traje a medida» para estos pesqueros, a los que les permite «beneficiarse del oro rojo». A su parecer, con el cupo marcado para cada costera, -la actual tiene establecidas 4.600 toneadas en toda la región- ya se fija la cantidad máxima de algas que se pueden arrancar, por lo que no entienden que se permita participar solo a 28 barcos en lugar de a todos los que lo deseen, si la cantidad que se puede extraer es la misma. Tampoco se mostraron de acuedo los llastrinos con la disposición de las zonas, y criticaron que en el sector cuatro, el que va desde Cabo la Mar hasta Tinamayor y que tiene un cupo de 1.300 toneladas, solo se permita extraer ocle a ocho barcos de los puertos de Llanes, Bustio y Ribadesella, mientras que en los otros tres sectores puedan actuar las otras veinte embarcaciones autorizadas hasta alcanzar la cuota establecida en 3.300 toneladas.

Pues bien, diez meses después de admitir este recurso a trámite y con una nueva costera de ocle iniciada, el TSJA respalda los criterios de gestión y la forma de tramitación de la resolución del 9 de junio de 2017 con la que el Principado daba luz verde a la pasada campaña. En su sentencia, del pasado 29 de junio, el tribunal niega que se hayan vulnerado los principios constitucionales de igualdad y libertad de empresa y sostiene que no se ha producido desviación de poder en la aplicación de la resolución «al no existir siquiera indicios de la existencia de la misma», según apuntaban ayer desde la consejería.

Vizcaíno critica a quienes «se valen de la gratuidad de la justicia para entorpecer las costeras»

En su nota, desde Desarrollo Rural recordaban también cómo «el secretario de la cofradía llegó a acusar de prevaricación a la consejera, María Jesús Álvarez, y al director general de Pesca Marítima, Alberto Vizcaíno».

Esta sentencia, que acredita la resolución del Principado e impone las costas a la cofradía, coincide, según la consejería, con el auto del 3 de julio de 2017 en el que la misma sala del TSJA levantaba las medidas cautelarísimas impuestas tras el recurso interpuesto por la Agrupación de Vecinos y Amigos de Llanes (Avall) contra la misma resolución.

La Dirección General de Pesca Marítima ha difundido estos días la sentencia entre las diferentes cofradías de pescadores de Asturias con la intención de disuadir de futuros recursos o denuncias en este sentido que entorpezcan la marcha de las costeras. «Estamos en la búsqueda de instrumentos jurídicos para ir en contra de los que, apoyándose en la gratuidad de la justicia, traten de entorpecer el desempeño de una actividad profesional como el arranque de algas, a pesar de conocer el rigor con el que se regulan las campañas y el estricto seguimiento técnico y científico de las mismas», manifestaba por su parte Alberto Vizcaíno.

 

Fotos

Vídeos