Los vecinos de Infiesto piden mejoras en la seguridad vial tras los últimos accidentes

Calle Covadonga de Infiesto, donde se produjeron dos atropellos en la última semana y se van a instalar pasos elevados. / FOTOS: J. LLACA
Calle Covadonga de Infiesto, donde se produjeron dos atropellos en la última semana y se van a instalar pasos elevados. / FOTOS: J. LLACA

El alcalde, Iván Allende, recoge el guante y promete nuevos pasos elevados en la calle Covadonga, así como mejoras en el alumbrado

ENRIQUE CARBALLEIRA INFIESTO.

Los siniestros relacionados con el tráfico acontecidos en Piloña durante la última semana han vuelto a poner de actualidad el debate sobre la seguridad vial. Aunque en general se han tratado de sucesos que no han revestido mucha gravedad, al menos en relación con los daños personales, sí es cierto que podrían haber tenido efectos mucho más relevantes. Por ello, en Infiesto se buscan estos días soluciones.

Aparte de la mala fortuna en la concentración de sucesos, que han tenido muy diversas causas, llama la atención a los vecinos de la localidad el hecho de que dos de ellos hayan sido atropellos ocurridos en el centro de Infiesto y en pasos de peatones. La idea general que estos días circula por la villa apunta a la necesidad de profundizar en nuevos elementos de seguridad. Los pasos de peatones elevados, más iluminación e, incluso, semáforos, se encuentran en el centro del debate.

El primero de los atropellos tuvo lugar el pasado martes, 27 de noviembre. Un chaval de cinco años fue arrollado cuando atravesaba la calle Covadonga por un paso de peatones. Afortunadamente, y pese a que el golpe fue considerable, el niño no sufrió ningún daño grave, aunque el espectacular impacto hizo temer a muchos lo peor. Una semana más tarde, este martes, una joven quedó contusiona al recibir un nuevo impacto, más suave, también en un paso peatonal cercano. En este caso la escasa luz nocturna pudo haber sido determinante.

Los vecinos apuestan por mejorar la situación en las calles de Infiesto de forma mayoritaria. Begoña Varela, usuaria del parque y vecina de la zona, se muestra partidaria de implementar nuevas medidas. «Muchos conductores no respetan los pasos de peatones, se conoce perfectamente su situación y no acaban de respetarse», indica, y defiende que se instalen badenes o pasos elevados, «porque es necesario controlar la velocidad. En algunas ocasiones, como los viernes por la noche, se escuchan perfectamente los coches circulando a alta velocidad», asevera.

Precisamente en este aspecto de la velocidad coincide el joven Miguel Llerandi. «Los viernes hay vehículos que circulan muy rápido y se producen situaciones de peligro. Es terrible la velocidad que llevan», indica, y se muestra partidario de la instalación de pasos de peatones elevados «en toda la calle Covadonga».

El hostelero David Sánchez, de la cafetería Ramsés, está acostumbrado a escuchar conversaciones entorno a este tema. También en su caso se muestra muy partidario de los pasos elevados «como forma de limitar la velocidad, porque ahora llevamos una mala racha y hemos tenido suerte de que no haya ocurrido una desgracia mayor». Considera que la mejora de la iluminación «sería fundamental para lograr más seguridad, seguramente las cosas puedan mejorar cuando se vaya instalando la tecnología led».

Pablo Prida opina que «todo lo que contribuya a mejorar la seguridad de los piloñeses y visitantes sería positivo». En este caso este vecino se refiere a los pasos elevados, pero también se muestra partidario de apostar por los semáforos. «Ahora mismo no tenemos ninguno en Infiesto, pero quizás podrían contribuir a reducir la velocidad y a ordenar algo más el tráfico».

Por su parte, María Rodríguez, otra usuaria habitual del parque de La Corredoria, considera que «hace falta alguna medida», que se podría traducir en «los pasos elevados y, especialmente, en la mejora de la visibilidad con una iluminación más potente».

Valla en el parque

En el Ayuntamiento de Piloña se está siguiendo muy directamente esta preocupación vecinal y se apuesta por tomar medidas de inmediato. Algunas, de hecho, ya estaban en marcha, como es el caso de la colocación de una gran valla que proteja la zona del parque infantil de La Corredoria, que se encuentra situado junto a la calle Covadonga. Según confirmó ayer el alcalde, Iván Allende, «la colocación de la valla ya está adjudicada, a la empresa local Metálicas Torca, con un presupuesto de 12.486,91 euros, y dará comienzo de inmediato».

En marcha también está la licitación de cuatro pasos de peatones elevados que se ubicarán a las entradas de la villa. El primer edil espera que el proceso se culmine antes de finalizar el año.

Sin embargo, aquí no acabará este proyecto de mejora de la seguridad vial de Piloña. Allende confirmó ayer que la instalación de pasos de peatones elevados continuará durante el próximo año 2019 y que se ubicarán en puntos estratégicos de la calle Covadonga. «Consideramos que estas medidas son fundamentales, porque cuanta más seguridad haya será mejor para todos», comentó el alcalde, recordando que, «aunque los dos atropellos de estos días no tuvieron causas relacionadas con la velocidad, éste es un factor clave. Cuanto más despacio vayan los coches más seguros estarán los peatones», agregó.

El equipo de gobierno trabaja junto a la Policía Local y los servicios técnicos para buscar soluciones y mejoras. También aspectos como la iluminación en las calles, especialmente la calle Covadonga que soporta un mayor nivel de tráfico, serán mejoradas de cara al próximo año. «Vamos a redactar nuevos proyectos con vistas a su presentación al proyecto Leader y la idea es que alguno de ellos esté encaminado a seguir con la mejora de la iluminación, apostando por la tecnología led, que ofrece más claridad y menor consumo», añadió. Estos días ya ha comenzado el cambio de la iluminación tradicional por el led en varias calles de Infiesto.

 

Fotos

Vídeos