«Los vecinos están pagando un alquiler por montes que son suyos»

Fernando Marrón, Xuan Valladares, Javier Pérez y Conchi Pérez. /  CUETO
Fernando Marrón, Xuan Valladares, Javier Pérez y Conchi Pérez. / CUETO

Una nueva Coordinadora insta a dar la batalla por la titularidad vecinal, con una decena de reclamaciones ya existentes en Llanes, Piloña y Parres

G. POMARADA ARRIONDAS.

La lucha por la titularidad de los montes vecinales llega al Oriente. Ayer mismo, y tras presentar en Oviedo la primera veintena de reclamaciones, la Coordinadora de Montes Vecinales en Mano Común de Asturias ofrecía una sesión informativa en Arriondas, donde sus responsables detallaron que son ya «entre ocho y diez» los casos correspondientes a concejos como Parres, Piloña y Llanes.

La Coordinadora nació en junio y desde entonces ha venido respaldando a aquellos vecinos que decidan reclamar la gestión de sus montes, una opción que contempla la ley, explicaron, pero que el Principado no ha favorecido. «La realidad es que ha habido comunidades vecinales con interés a las que no se las ha permitido», lamentó la presidenta del colectivo, Conchi Pérez Lamelas. En Asturias, este tipo de montes vecinales se concentran en el concejo de Ibias.

En la práctica, el paso de esos espacios a manos de los vecinos puede suponer «beneficios» como «tener una base territorial propia», destacó Pérez Lamelas, pues actualmente «están pagando un alquiler por algo que es suyo». Desde la Coordinadora entienden también que esa gestión puede favorecer la conservación de los montes y contribuir a fijar población en el medio rural. «Esto obliga a que la gente viva en el pueblo, porque solo si eres vecino tienes esos derechos», explicó Xuan Valladares, presidente de uno de los colectivos impulsores del proyecto, Asturias Ganadera. «El tope de mejora es muy grande, un monte bien gestionado genera riqueza y trabajo», abundó el ganadero.

No obstante, ese traspaso de titularidad implica también obligaciones por parte de las comunidades. «Deben tener un mantenimiento, un uso y un cuidado», explicó la presidenta de la Coordinadora, quien recordó además que los ingresos generados deben ser reinvertidos en mejoras. Señaló asimismo que, una vez en manos de la comunidad, corresponde a éstos explorar la fórmula de la gestión, que puede ser consorciada con las administraciones.

Por su parte, el abogado Javier Pérez explicó que la normativa se remonta décadas atrás, si bien hasta la fecha ha tenido un escaso recorrido. Esa es la situación que proponen cambiar con asesoramiento del propio colectivo y de sus expertos. «Puede que tengamos veinte solicitudes más en los próximos meses», adelantó.