La venta de vivienda nueva baja un 33% en un mercado estancado en el Oriente

Pisos en venta en un inmueble de la villa de Llanes. / NEL ACEBAL
Pisos en venta en un inmueble de la villa de Llanes. / NEL ACEBAL

La segunda mano supuso el 96% de las operaciones en 2018, con Llanes a la cabeza a pesar de haber perdido cerca de 400 transacciones en la última década

GLORIA POMARADA LLANES.

El saldo de transacciones inmobiliarias en la comarca oriental se saldó en 2018 con un descenso de dos viviendas respecto al año anterior. La cifra, testimonial, da cuenta del estancamiento que vive el Oriente desde la crisis, cuando en un solo año se llegaban a vender 1.510 casas. Ocurrió por ejemplo en 2008, una cifra que diez años después se sitúa en menos de la mitad. De hecho, el pasado ejercicio cerró con 691 transacciones según los datos del Ministerio de Fomento, hechos públicos este mismo mes de marzo.

El descenso más destacado en las operaciones de compraventa se registró en el apartado de vivienda nueva, que pasó de las 39 de 2017 a las 26 del último ejercicio, lo que supone una caída del 33,3%. Por su parte, las transacciones de casas de segunda mano experimentaron un ligero repunte, de 645 a 665. Los datos finales del año, casi idénticos en su cómputo global a los del 2017, contrastan con el incremento vivido durante el primer semestre, cuando la compraventa se disparó un 13% con el tirón de Llanes y la segunda mano.

Por concejos, el llanisco lideró de nuevo las operaciones registradas el pasado año, con un total de 274. Supone una subida del 3,4% respecto a 2017 y el grueso de las ventas se registra una vez más en la segunda mano, con 259. La obra nueva, por su parte, dejó 15 transacciones, una menos que el año anterior. La situación urbanística de Llanes preocupa en el sector de la construcción, que este mismo mes de marzo reiteraba su inquietud por el «bloqueo» de licencias en el Ayuntamiento, lo que según denuncia la Asociación de Empresarios de la Construcción del Oriente de Asturias (Asecoa) paraliza su actividad. Por su parte, desde el cuatripartito llanisco achacan la problemática a la ausencia de Plan General de Ordenación (PGO), lo que lleva a recurrir a la CUOTA con el consiguiente retraso en las tramitaciones. Desde el área de Urbanismo aluden además a la escasez de personal, sumado a las bajas de la plantilla en los últimos meses.

Más allá del caso de Llanes, ninguno de los concejos del Oriente superó el centenar de ventas. Ribadesella es el municipio con más operaciones, 85, seguido de Piloña y Cangas, ambos con 66. Sigue Colunga con 61, Parres con 41 y Ribadedeva con 32. Entre los concejos de menor tamaño las cifras son aun más modestas: Peñamellera Baja 16, Cabrales 14, Ponga 11, Onís 9, Amieva 8, Caravia 5 y Peñamellera Alta 3.

El mayor volumen se concentra en todos ellos en la vivienda de segunda mano, mientras que la nueva construcción se registra solo en cinco de los catorce concejos. Además de en Llanes, se vendieron casas nuevas en Colunga (4), Piloña (3), Ribadesella (2) y Parres (2).

97% menos desde la crisis

Los datos del último ejercicio sitúan al mercado inmobiliario en niveles opuestos a los registrados hace una década. A las puertas del estallido de la burbuja, las ventas de vivienda de nueva construcción suponían un 69% del total, con hasta 625 casas colocadas solo en Llanes. Sin embargo, en el conjunto de concejos, el capítulo de la obra nueva ha experimentado en estos años una bajada del 97,5%.

No obstante, en estos últimos meses el Oriente está registrando una imagen insólita desde la crisis: el regreso de las grúas y, con ellas, la nueva construcción de edificios de viviendas. Ocurre por ejemplo en algunas de las principales capitales de concejo, como Cangas de Onís, Ribadesella o Piloña. En todas ellas se da además un patrón común: un único edificio en obra, localizado en enclaves céntricos de las villas.