Oviedo, Gijón y Avilés ven necesario reducir los viajes en coche y potenciar el transporte público

Reunión del Área Metropolitana del 20 de diciembre, en la que el consejero Fernando Lastra informó del Plan de Movilidad. / HUGO ÁLVAREZ
Reunión del Área Metropolitana del 20 de diciembre, en la que el consejero Fernando Lastra informó del Plan de Movilidad. / HUGO ÁLVAREZ

La Federación Asturiana de Concejos reclama más fluidez en las comunicaciones entre el centro y las alas del Principado

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

La primera impresión de los asturianos sobre el Plan para la Movilidad multimodal en el Área Metropolitana del Principado de Asturias (2018-2030) es positiva, pero advierten de la necesidad de que exista voluntad política y financiación suficiente para ponerla en marcha. Siempre hay aspectos que mejorar y que los diferentes colectivos de la región sin duda aportarán durante el proceso de participación ciudadana de 60 días que se abrirá a finales de enero. Que a la primera nada sale perfecto lo tiene claro Ignacio García Palacios, alcalde de Navia y presidente de la Federación Asturiana de Concejos, pero apunta que este plan «era necesario desde hace mucho tiempo» tanto desde el punto de vista socio-económico como medioambiental. «Estamos muy satisfechos de que se haya consensuado por los principales centros urbanos e incluya a todos los demás municipios del área metropolitana», explica el alcalde naviego, quien también reclama una notable mejora de las comunicaciones por ferrocarril, instalando electrificación en las vías todavía no la tienen.

Es precisamente este modo de transporte el que da pie a la principal reivindicación de la Federación Asturiana de Concejos, que iría en paralelo al desarrollo del concepto del Área Metropolitana de Asturias. «Desde las alas de la región, queremos fluir con facilidad hasta el centro, pero no en coche, que ya podemos, sino en un transporte comunitario», en clara referencia al ferrocarril. García Palacios indica que «hay que pensar que es necesaria esta fluidez en el transporte público y el actual servicio de Feve no tiene agilidad, no funciona. Si en hora y media pudiéramos llegar a Oviedo, no dudaría nadie en utilizarlo, porque es más cómodo y ahorraría dinero». Y es que «la movilidad tiene que ser de toda Asturias».

Los municipios dentro del área central son firmes defensores de las medidas incluidas en el Plan de Movilidad. El regidor de Oviedo, Wenceslao López, remarca que «hay que hacer esa reversión del tráfico privado al transporte público», aunque recuerda que se trata de una primera medida para el desarrollo del Área Metropolitana. Lo mismo opina la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, que ve «importantísimo que las ciudades del centro no compitan entre ellas, sino que se complementen». Una movilidad más sostenible y eficiente es, en su opinión, la piedra angular, pero advierte de que «lo hay que hacer una manera muy armonizada», con el objetivo de conseguir que los ciudadanos sean aliados en este proyecto. «Prescindir del coche es un cambio en las costumbres, los usos y la manera de moverse. Tenemos que ir convenciendo poco a poco a la gente de que tenemos que cambiar nuestra manera de movernos», resalta.

Esteban Aparicio, concejal de Seguridad Ciudadana, Movilidad y Transporte del Ayuntamiento de Gijón, también ve la necesidad de reducir los vehículos privados y apunta que el plan del Principado «va muy en la línea del nuestro», no en vano el trabajo del Foro de la Movilidad de Gijón fue muy tenido en cuenta por las autoridades regionales. Además, reconoce que «todos estos planes en la Unión Europea son similares» y remarca que hay medidas que «parten de la Ley de Seguridad Vial», como pueden ser los aparcamientos disuasorios.

Pero en materia de movilidad hay muchos puntos de vista y en el proceso de información pública el Principado los deberá tener en cuenta. Uno es el de los transportistas. Alejandro García Monjardín, presidente de Cesintra, cree que en el plan «pasaron de puntillas» en el transporte por carretera, pero llama la atención sobre que «el problema que nos afectará es en el reparto y la distribución. Tendrá que ser con camiones de bajo tonelaje y furgonetas».

Más información

La contaminación

La posible redistribución de los horarios de carga y descarga también preocupa a García Monjardín: «El cliente es el que manda y tenemos que adaptarnos a sus necesidades. Limitar los horarios no solo nos perjudica a nosotros, sino a la población en general. Si un negocio, sobre todo de hostelería, abre por la tarde y no recepciona la mercancía por la mañana, no podemos hacer nada». Otro asunto que genera debate, como es el de la contaminación, el presidente de Cesintra rechaza responsabilidades, pues, «en principio, se compran vehículos que cumplen con la norma Euro VI y las partículas no vienen de los escapes de los camiones, sino del polvo que se levanta y para eso los baldeos son la única solución».

El Plan de Movilidad pretende rebajar un 30% las emisiones contaminantes, algo «muy complicado, a no ser que cuenten con el cierre de varias térmicas, ya que el tráfico solo supone el 20% de la contaminación», indica Fructuoso Pontigo, de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies. El plan, en general, le parece «estupendo, pero dudamos de la capacidad para su desarrollo». Apunta los problemas de comunicación existentes y que «hablan de soluciones como aparcamientos disuasorios, carriles bici, zonas seguras pero, ¿cómo llegas hasta allí?». Además, apunta que «el plan son ideas, es muy ambicioso, pero luego hace falta dinero para invertir».

Y donde invertir hay. Por ejemplo, en el ferrocarril. Carlos García Alcalde, de Asturias al Tren, «positivo» el plan, pero duda de que «haya voluntad política para llevarlo a cabo». Pero apunta varios asuntos para mejorar las cercanías en la región, como «repensar los apeaderos, eliminando alguno de ellos», para mejorar la velocidad comercial, que sean fiables. Con frecuencias suficientes y acorten los tiempos de viaje. Pero también la unificación tarifaria y de abonos: «No se puede volver loca a la gente con los sistemas de abonos. Los de Renfe y Feve deben desaparecer», asevera.

Pablo García, portavoz de SOS Tren Asturias, también reclama planes de movilidad para las alas asturianas, donde «el transporte público no juega ningún papel». Defiende acometer el Plan de Cercanías, garantizando el mantenimiento de líneas y maquinaria, así como que el Consorcio de Transportes «facilite un sistema intermodal a través de la unificación de servicios».