Paralizada la apertura de salas de juego en Asturias tras una avalancha de peticiones

Una mujer juega en una tragaperras. En toda Asturias hay 5.401 máquinas de juego. / EFE
Una mujer juega en una tragaperras. En toda Asturias hay 5.401 máquinas de juego. / EFE

El Principado se da ocho meses para endurecer la normativa después de recibir 47 solicitudes en dos meses. Ahora hay 36 negocios

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

El Principado ha decidido tomar medidas antes el desenfrenado crecimiento del sector del juego y las apuestas. Lo hace tras ver cómo en apenas dos meses han llegado a la Administración regional 47 consultas de viabilidad -en concreto, 47 solicitudes de informe sobre la existencia de impedimentos de orden público- para la apertura de nuevos locales. La magnitud de la cifra no se entiende sin tener presente que, en la actualidad, operan en la región un total de 36 establecimientos, de los que siete son locales de apuestas y 22, salones de juego. Otro dato que deja en evidencia esta «verdadera explosión» de solicitudes es que, hasta ahora, la media venía siendo de cinco peticiones al año. O que, desde 2015 -cuando se aprobó el decreto vigente- el Principado solo autorizó siete nuevas instalaciones físicas, como se encargó de recordar ayer el portavoz del Gobierno y consejero de Presidencia, Guillermo Martínez. «Aunque la actual dimensión del sector en Asturias se mantiene en términos razonables, somos conscientes del importante crecimiento que están experimentando algunas modalidades de juego», manifestó Martínez.

De ahí que el Ejecutivo regional decidiera suspender, prácticamente hasta finales de este año, las autorizaciones para la apertura de nuevos establecimientos de juego en la región. Son ocho meses que la Administración regional se da para revisar y endurecer los requisitos actuales para la concesión de licencias.

La moratoria se aplicará a partir de ahora. Es decir, no afectará a los expedientes en los que quede acreditado que la solicitud de licencia de obra o de actividad en el correspondiente Ayuntamiento es anterior al acuerdo adoptado ayer por el Consejo de Gobierno.

«¡A buenas horas!»

¿Qué supone eso? Pues que las 44 solicitudes -de las 47 presentadas en lo que va de año- que cumplen con los requisitos de la normativa vigente podrían materializarse sin problema. «No se les puede retirar la solicitud previa porque sería manifiestamente injusto», argumentó Martínez. La consecuencia: se pasaría de los 36 establecimientos dedicados al juego y las apuestas actuales a 80. Es decir, un 122% más.

En Izquierda Unida se echan las manos a la cabeza. «Ahora que tenemos una avalancha de solicitudes de apertura de casas de juego reconocen que no tenemos mecanismos de control y anuncian un decreto que quedaría en manos de un futuro Gobierno. ¡A buenas horas!», lamentó la portavoz de IU en la Junta, Concha Masa. Recordó también que hace cuatro meses, el pasado noviembre, su grupo planteó en el Parlamento asturiano una serie de medidas restrictivas en relación con las apuestas para evitar el incremento de los locales de apuestas. En ese momento, criticó Masa, «el Gobierno minimizó y ninguneó el riesgo del que alertábamos, junto con la Asociación de Ayuda a Ludopatías (Larpa), e hizo caso omiso al mandato de la Junta General».

Más información

El portavoz del Ejecutivo regional destacó ayer, no obstante, que Asturias será la tercera comunidad autónoma, tras Cataluña y Murcia, que tomará medidas legales para limitar la oferta de negocios dedicados al juego y las apuestas. Con la diferencia de que Murcia, por ejemplo, lo hizo cuando cuando ya tiene 565 locales de este tipo en funcionamiento, anotó Guillermo Martínez. «No entramos a valorar lo que está bien o mal dentro de otra comunidad autónoma, pero nosotros no queremos llegar a una situación así», aseguró tras recordar que Asturias es la segunda región con menor proporción de salones de juego por millón de habitantes (21,26). La media nacional es de 67,91. Solo La Rioja mejora las cifras asturianas.

Lo que hará el Principado en estos ocho meses de moratoria, añadió Guillermo Martínez, será revisar las condiciones vigentes para la concesión de licencias con la intención de imponer criterios que «sin duda serán más restrictivos que los actuales» y así «garantizar un crecimiento ordenado del sector». Todo ello, «conjugando el respeto a la actividad empresarial con el desarrollo de políticas de juego responsable que combinen acciones preventivas, de sensibilización, de intervención y de control».

Limitar su número

Los nuevos requisitos que a partir de ahora regirán la concesión de nuevas autorizaciones en Asturias serán analizados por el Consejo de Juego. Y será en el seno de este órgano de asesoramiento y consulta donde «se valorará la posibilidad de establecer limitaciones territoriales o numéricas al número de establecimientos de juego» que operen en el Principado.

Entre las restricciones actuales se encuentra por ejemplo que las salas de juego y apuestas no deben estar ubicadas a menos de cien metros de las entradas o salidas principales de centros educativos que tengan alumnado menor de edad.