El Parlamento asturiano acoge la capilla ardiente de Vicente Álvarez Areces