«El planeta no se muere, lo asesinan»

Decenas de jóvenes se concentraron por la tarde, en La Escandalera, en Oviedo. / ALEX PIÑA
Decenas de jóvenes se concentraron por la tarde, en La Escandalera, en Oviedo. / ALEX PIÑA

Cientos de estudiantes se concentraron en Oviedo y Gijón contra el cambio climático | Se unen al movimiento iniciado por la joven sueca Greta Thunberg. «Quieren hacernos creer que somos culpables de la contaminación», se quejan

S. FERRERÍA / M. NIETO OVIEDO / GIJÓN.

«Llevan meses haciéndonos creer que los ciudadanos somos culpables de la contaminación cuando empresas como Arcelor o Asturiana de Zinc son las verdaderas causantes». Así de tajante se mostraba ayer la portavoz del Sindicato de Estudiantes de Gijón, Anahí López, durante la concentración que se llevó a cabo en la plaza del Instituto contra el cambio climático y en la que se oyeron cánticos como «el planeta no se muere, lo mata el capitalismo, lo asesina» o «ni un grado más ni una especie menos». La movilización y huelga estudiantil llevada a cabo ayer en Asturias, con concentraciones en Oviedo y Gijón, surgió a raíz de la protesta individual de la activista sueca de dieciséis años, Greta Thunberg. En España, cerca de medio centenar de localidades se unieron a este movimiento, liderado principalmente por estudiantes. «Quieren que pensemos que el detonante de todo es el tráfico o dejar el grifo abierto cuando nos lavamos los dientes. Y sí, eso también hay que corregirlo, pero la causa principal son las grandes industrias», abundó la joven.

Su homólogo en el Sindicato de Estudiantes de Oviedo, Luis Fernando Guevara, acompañado de colectivos como las Kellys o el Movimiento Pensionista, indicó que «los verdaderos culpables del cambio climático tienen nombre y apellidos», refiriéndose a las multinacionales que «se lucran a manos llenas de los impuestos».

López, junto a sus compañeros, dijeron sentirse emocionados tras los buenos resultados tanto en Gijón como en Oviedo, de una manifestación que supone «el primer paso de muchos en la lucha por nuestras condiciones de vida». Advirtieron de que «esto es solo el inicio, una reivindicación a partir de la cual estudiaremos cómo continuar», señaló. Están seguros de que «todavía se puede hacer algo» para frenar «la debacle climática».

En Asturias, proponen medidas como la nacionalización de las multinacionales de producción de energía y combustibles, un plan público de inversiones para establecer una industria energética sostenible, un transporte público gratuito y ecológico «para que así no se tenga que utilizar tanto el coche y reducir los agentes contaminantes» o potenciar el reciclaje y reducir la utilización de envases plásticos, entre otras soluciones.

En Gijón, decenas de estudiantes se concentraron en el Parchís, desde donde realizaron una marcha por el paseo del Muro hasta el Ayuntamiento. En Oviedo, marcharon desde La Escandalera hasta la plaza de Porlier. No solo hubo estudiantes «sino también trabajadores a los que les afecta», aseguró Anahí López.

Críticas a la huelga estudiantil

Por su parte, la directora del Instituto Jovellanos, Milagros Madiedo, mostró su desacuerdo con la huelga de estudiantes mediante un comunicado que envió a los alumnos y sus familias. En el escrito aseguraba que el paro «no es legal». El Sindicato de Estudiantes criticó públicamente tal declaración: «Madiedo ha intentado vulnerar el derecho a huelga de los ciudadanos diciendo, además, que no es un motivo estudiantil. Los estudiantes conocemos nuestros derechos perfectamente».