Podemos e IU presionarán a los socialistas para «lograr avances en esta misma legislatura»

Gimeda Llamedo, tras el edil ovetense Diego Valiño, fueron parte de la representación socialista en la manifestación. / MARIO ROJAS
Gimeda Llamedo, tras el edil ovetense Diego Valiño, fueron parte de la representación socialista en la manifestación. / MARIO ROJAS

La FSA matiza que «no compartimos que ahora sea el momento». El PP opone que «la inmensa mayoría no comparte la cooficialidad»

RAMÓN MUÑIZ OVIEDO.

El entusiasmo del asturianismo ante el cambio de posición de los socialistas está lleno de matices. La FSA por ejemplo participó de la marcha, con una nutrida compañía de concejales y militantes y la sonora ausencia de los consejeros del Principado. Capitaneaba la representación Gimena Llamedo, secretaria general del partido y directora de la Agencia Asturiana de Cooperación. Era su primera vez en la manifestación y concurría reclamando «un modelo que se aleje de imposiciones; en otras comunidades se obliga a los funcionarios públicos a conocer el idioma y nosotros nos alejamos de eso». A su juicio, el Ejecutivo de Javier Fernández «avanzó en esta legislatura en la incorporación de la llingua en el ámbito educativo», pero lograr cotas más ambiciosas queda para la próxima legislatura. «No compartimos que ahora sea el momento; nos presentamos a las elecciones con un programa que no recogía la cooficialidad», recordó.

Por ese flanco se le avecinan presiones desde la izquierda. «La manifestación es histórica y debe marcar un punto de inflexión, también en lo político», diagnosticó Daniel Ripa, secretario general de Podemos. «Cada minuto que pasa sin la cooficialidad es un minuto en que se pone en riesgo la llingua y los derechos humanos y civiles de quienes la hablan y están ahora discriminados», urgió. «Si hay consenso, hay que lograr avances en esta legislatura; tenemos que ver si los que están en la manifestación dicen una cosa pero luego no la llevan a término», adelantó.

En ese camino sintonizará con IU. Ramón Argüelles, coordinador general de la formación, lamentaba que «el Principado en esto mira a otro lado», y recalcó que existe ahora «una teórica mayoría en la Junta, ojalá pueda ser de esta vez. Desde luego nosotros lo vamos a intentar y nuestros votos estarán ahí».

Más información

Varias «formas de sumar»

«Hay 45 diputados en el parlamento, nos hacen falta 27 y hay bastantes formas de sumar», apreció Xosé Candel, de la Xunta pola Defensa de la Llingua, en referencia a Foro Asturias. La formación está como antes los socialistas: como partido no participa formalmente de la manifestación, si bien militantes como Inaciu Iglesias o José Suárez Arias-Cachero aguantaban ayer una de las pancartas.

Al margen del Ejecutivo de Javier Fernández, el dique contra la cooficialidad lo mantiene el PP. «No la compartimos y tenemos la sensación de que la inmensa mayoría de los asturianos no la quieren, pero respetamos a quienes se manifiestan en pro de estas ideas», recalcó su presidenta, Mercedes Fernández. A su juicio una medida así «impondría una serie de requisitos en el ámbito educativo, empresarial, en las oposiciones, la administración o la justicia que no creemos ni adecuado ni conveniente».

Semejantes reparos oponen en Ciudadanos, donde creen que «si el clamor social se mide por la manifestación, no hay nada nuevo», en palabras de su portavoz, Nicanor García. Para los naranjas, «ahora es el momento de profundizar en la Ley de Uso, y serán los asturianos quienes decidan en 2019 lo que se hará».

Desde la denominada como Plataforma contra la Oficialidad calificaron de «absoluto fracaso» la marcha.