El inconformismo como ADN

El inconformismo como ADN
Los galardonados con los Premios Solidarios de la ONCE 2018, Alfonso Palicio (director del Museo de Bellas Artes), Antonio Virgili (director de la RTPA), Sandra González Pini y José Ramón Álvarez (La Buena Tarde), Cristina Sariego (profesora de lengua de signos), Alejandro Fonseca (La Buena Tarde), Paula Rodríguez Peláez (Cafento), Pedro Puente (ACCEM), Sara Moro y Juan Carlos Aparicio (Bellas Artes). / PABLO LORENZANA

El Bellas Artes, Cafento, 'La Buena Tarde' de la RPA, la ong ACCEM y Cristina Sariego, premios de la ONCE

E. C. GIJÓN.

«Por la incansable búsqueda búsqueda de la justicia social y con el inconformismo como ADN». Con estos objetivos por bandera, la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) entregó ayer sus Premios Solidarios 2018, en los que resultaron galardonados el Museo de Bellas Artes de Asturias, la empresa Cafento, el programa de la RPA 'La Buena Tarde' conducido por Alejandro Fonseca «por dar voz a una sociedad igualitaria», la ong ACCEM que centra su labor en la atención a refugiados, y Cristina Sariego Álvarez, por su trayectoria dentro del movimiento asociativo y su gran labor formativa en materia de lengua de signos. Estos premios buscan reconocer a las personas y entidades «que destaquen por su labor solidaria en su entorno de influencia con especial atención a la evolución social y al inconformismo como parte esencial del ADN de la ONCE», indicó el delegado territorial de la entidad en Asturias, Pedro Ortiz Castillo.

La gala contó con la participación del presidente de la Junta General del Principado, Pedro Sanjurjo; la presidenta de Consejo Territorial de la ONCE en Asturias; Aitana Martínez Ballesteros, el consejero delegado de ILUNION, Alejandro Oñoro Medrano; la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela Díaz; y la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa Carballido.

La entrega de los premios, que en la edición de 2017 reconocieron la labor de EL COMERCIO, tuvo lugar en el Auditorio Príncipe Felipe, donde se habló y aplaudió «la búsqueda de igualdad de derechos y la solidaridad con mayúsculas».