La presidenta del CSIC respalda a Otín y dice que se le ataca «de forma injusta»

El rector, Santiago García Granda; el consejero de Sanidad, Francisco del Busto; la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez; y el gerente del Sespa, José Ramón Riera, tras firmar el acuerdo por el que el CSIC se integra como miembro del consejo rector del Instituto de Investigación Sanitaria (ISPA). / PABLO LORENZANA
El rector, Santiago García Granda; el consejero de Sanidad, Francisco del Busto; la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez; y el gerente del Sespa, José Ramón Riera, tras firmar el acuerdo por el que el CSIC se integra como miembro del consejo rector del Instituto de Investigación Sanitaria (ISPA). / PABLO LORENZANA

Rosa Menéndez califica de «histórico» el acuerdo por el que el centro se integra en el consejo rector del Instituto de Investigación Sanitaria

LAURA MAYORDOMO

La presidenta del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la asturiana Rosa Menéndez, expresó ayer su «profundo respeto» a la figura y trayectoria del catedrático de Bioquímica y Biología Molecular Carlos López-Otín. «Es un buen científico» que, a su juicio, está sufriendo un «ensañamiento» a raíz de que, en los dos últimos meses, se viera obligado a retirar nueve artículos publicados entre los años 2000 y 2007 en dos revistas científicas tras detectarse irregularidades en varias de las imágenes que contenían. A su juicio, «se está arremetiendo contra él de forma injusta». Y «lo triste», añadió, «es que las cosas siempre se demuestran con el paso del tiempo y mientras ese tiempo no pasa, se sufren situaciones muy virulentas y tensas».

En Oviedo, donde firmó el acuerdo de adhesión del CSIC al Instituto de Investigación Sanitaria del Principado (ISPA), recordó que fue precisamente Carlos López-Otín quien, junto con José Barluenga, quiso impulsar ya hace veinte años un centro mixto del Centro Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Oviedo en biomedicina. Entonces no pudo ser, pero dos décadas después, tras arduos trámites administrativos y coincidiendo precisamente con el 80 aniversario del CSIC, por fin se pudo sellar el convenio que tanto ella como el rector, Santiago García Granda, calificaron de «histórico». Lo firmaron ambos y también el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, y el gerente del Sespa, José Ramón Riera, ante el alcalde de Oviedo, Wenceslao López; el director gerente de la Fundación para la Investigación e Innovación Biosanitaria del Principado, Enrique Caso; el director científico del ISPA, Carlos Suárez, y casi una veintena de investigadores del CSIC, además de otras autoridades.

El ISPA se convierte así en el cuarto instituto de investigación biosanitaria del país en integrar a la agencia estatal en su consejo rector. En palabras de Rosa Menéndez, el acuerdo «abre una ventana a la captación competitiva de proyectos en biomedicina y une sinergias entre grupos de investigación, además de dar acceso a laboratorios y a personal que puede desarrollar libremente su ciencia en todos sus centros».

En la práctica, el acuerdo supone también la incorporación al ISPA de cinco grupos de investigación consolidados, que se suman a los dos que ya formaban parte del instituto desde su creación en 2016. Son los de funcionalidad y ecología de microorganismos beneficiosos, el de microbiología molecular y el de fermentos lácticos y bioconservación (del Instituto de Productos Lácteos de Asturias); el de materiales compuestos (del Instituto Nacional del Carbón), y el de síntesis y caracterización avanzada de materiales multifuncionales y nanocomposites (del Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología). 23 investigadores que trabajan en aspectos como la obesidad infantil, las intolerancias alimentarias, la epigenética del cáncer o el uso del grafeno para sensores y la detección de nuevas moléculas, detalló la delegada del CSIC en Asturias, Ángeles Gómez Borrego.

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, destacó que el acuerdo con el CSIC «nos permitirá reforzar la producción científica del ISPA», además de avanzar en el proceso de internacionalización del instituto, especialmente en el espacio europeo de investigación, y atraer talento para la I+D+i sanitaria y empresarial de la región. Porque «pretendemos que el Instituto de Investigación Sanitaria del Principado sea un organismo puntero en Europa», abundó José Ramón Riera. Los presupuestos regionales reservan una partida de 3,5 millones para el ISPA este año. Y Del Busto confía en que sus recursos «se pueden multiplicar» cuando consiga su acreditación por el Instituto Carlos III.

Más