La presión política "debe jugar un papel fundamental" contra el cierre de Alcoa