La primera huelga del verano cancela 200 trenes en Asturias

Un viajero consulta en el vestíbulo de la estación de Oviedo un panel con dos servicios cancelados. /  HUGO ÁLVAREZ
Un viajero consulta en el vestíbulo de la estación de Oviedo un panel con dos servicios cancelados. / HUGO ÁLVAREZ

Renfe asegura que por la mañana solo dos empleados se unieron a la protesta. CC OO amaga con más paros y CGT tiene otros cuatro convocados

RAMÓN MUÑIZOVIEDO.

La primera huelga ferroviaria del verano deja estampas para la reflexión. CC OO la convocó y cifró el seguimiento en «más del 75%», dato que Renfe rebajaba al 6% en todo el país. En Asturias la dirección aseguraba que solo dos empleados del turno de mañana habían faltado a su puesto de trabajo, algo nimio si se tiene en cuenta que en su último informe anual cifraba en 747 los efectivos en Asturias. El dato, por cierto, supone un 3,4% menos de empleados que en 2017, recorte que es una de las bases que esgrimía la central para la protesta. «Necesitamos contratar más plantilla; ir a una tasa de reposición real del 105% para recuperar parte de los puestos perdidos en estos años de crisis», especificaba Juan Carlos Lora, secretario general de la sección sindical en Renfe-Adif.

De creer a la compañía, la protesta apenas tuvo predicamento y a pesar de ello suprimió 199 trenes de cercanías (en ancho convencional y métrico), nómina a la que añadir un tren regional. El motivo del ajuste estriba en la forma en la que se organizan las huelgas en el sector ferroviario.

El Ministerio de Fomento decreta los servicios mínimos, lo que se traduce en proteger el 75% de las cercanías en hora punta y la mitad fuera de ese tramo. Son proporciones «abusivas», a decir de los representantes laborales, que entiende que así se ve mermada su protesta. La empresa, sin embargo, opta directamente por desprogramar todo tren que no haya entrado en la categoría de servicio mínimo. Ello supone que basta convocar una huelga para cancelar cientos de trenes con independencia del seguimiento que le dé la plantilla. En el anterior paro de hecho la dirección llegó a última hora a un acuerdo con las centrales, éstas desconvocaron la huelga, pero los trenes que no eran servicios mínimos tampoco salieron porque ya era tarde para programarlos de nuevo, al decir de Renfe.

En Asturias la protesta llegó con otro mar de fondo. Desde el miércoles Feve viene cancelando casi un tercio de sus frecuencias total o parcialmente por falta de trenes. Ayer, al tener que atender a una programación ya ajustada por la huelga, tuvo menos problemas para cumplir los horarios. La dirección aseguró que consiguió unidades para cubrir todos los servicios mínimos, si bien trabajadores y sindicalistas indican que algunas frecuencias de esa categoría fueron suprimidas por avería. «En el fondo los trenes que no salieron hoy por la huelga eran los que no salían días antes por averías», indicó Lora.

CC OO calificó de éxito la huelga y valora nuevas jornadas que se sumarían a los paros parciales que CGT ya tiene convocados el 31 de julio, 14 y 30 de agosto y 1 de septiembre.

Más