El Principado ve «una buena idea» vincular la tasa de basuras a los residuos generados por cada ciudadano

Vista aérea del Centro de Tratamiento de Residuos de Cogersa./Cogersa
Vista aérea del Centro de Tratamiento de Residuos de Cogersa. / Cogersa

Cofiño señala que pese a la decisión de construir una planta para el tratamiento de los restos no reciclables «no hay páginas definitivamente cerradas» sobre la incineración

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

«Creo que es una buena idea establecer una relación entre contaminación y obligación de pago. Y en términos de equidad y de justicia parece razonable que en el futuro vayamos asociando una cosa a la otra en la generación de residuos». El consejero de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, se mostró esta mañana favorable a las políticas orientadas al denominado 'pago por generación', que pretende vincular la tasa de basuras que paga cada ciudadano a la cantidad de residuos no reciclables que genera, fórmula en la que ya están trabajando ayuntamientos como del de Gijón, que estudia cómo controlar la producción de cada domicilio a través de su Tarjeta Ciudadana. «Es principio general tan clásico de que quien contamina paga nos es simpático y amable. Como idea tiene recorrido y habrá que desarrollarla», añadió Cofiño.

El consejero hizo estas declaraciones durante una visita a las instalaciones de Cogersa, donde el gerente del consorcio le enseñó entre otros espacios la parcela en la que está prevista la próxima construcción de una planta para el tratamiento de los residuos domésticos que llegan mezclados en la denominada 'bolsa negra', equipamiento que supondrá una inversión de 58 millones de euros y que podría abrir sus puertas en 2023. Preguntado sobre si esta instalación supone dar un carpetazo definitivo a la opción de la incineración de basuras, señaló que «por definición ningún debate en relación a la eliminación de residuos debe quedar nunca atrás. Todo es debatible y no hay páginas definitivamente cerradas. Aunque hemos tomado la decisión de construir esta planta, que es trascendental y muy importante de cara al futuro, y esa es la línea de trabajo en la que estamos inmersos y que tenemos presente ahora mismo».

Cofiño destacó por otra parte «el buen resultado que han dado las últimas campañas» para fomentar el reciclaje y consideró que «los ciudadanos cada vez son más partícipes e interiorizan más esta situación». Añadió que el Principado «insistirá en la concienciación y en la colaboración ciudadana para lograr un correcto reciclaje, que es fundamental» e indicó que para finales de 2020 «procuraremos estar lo más próximos posibles» a la tasa de reciclaje del 50% que la Unión Europea obliga a alcanzar para esa fecha. Al cierre de 2018 en Asturias estaba en el 30%, «pero tenemos aún dos años por el medio para acercarnos a ese objetivo».