El Principado, condenado a pagar 7,5 veces más por los daños de un oso a un rebaño

Fernando Marrón muestra, a las puertas del juzgado, los daños sufridos por un animal. Detrás, los ganaderos afectados. /MARIO ROJAS
Fernando Marrón muestra, a las puertas del juzgado, los daños sufridos por un animal. Detrás, los ganaderos afectados. / MARIO ROJAS

Usaga cree que el fallo, que fija 9.000 euros de indemnización, marca «un antes y un después» en cómo abordar los ataques de la fauna salvaje

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

El Principado deberá pagar casi 9.000 euros a un ganadero que sufrió numerosos daños en su cabaña de ovejas xaldas por dos ataques de un oso en 2017. Se trata de 7,5 veces más que lo que habían valorado las autoridades regionales, que habían fijado en menos de 900 euros esos daños. Así lo refleja una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo dada a conocer ayer por el sindicato Usaga, cuyo coordinador, Fernando Marrón, indicó que «marca un antes y un después en los daños de fauna salvaje. Es un comienzo para empezar a cambiar las cosas».

No cabe recurso contra esta sentencia y, según explicó Marrón, «incluye lo que pedíamos». «El juez reconoce el lucro cesante, los corderos que esta familia dejó de vender por culpa del ataque del oso e, incluso, se tienen en cuenta los daños en el cercado y en la instalación». La afectada es una familia de Caldevilla de Rengos (Cangas del Narcea), que en el ataque perdió diez ovejas, mientras que el estrés sufrido por el resto del rebaño ocasionó que muchas hembras perdieran las crías que esperaban o no quedaran preñadas desde entonces.

Este fallo judicial abre un precedente, por lo que Usaga cree que la Administración regional deberá tomar alguna decisión ya que, «si ya no podían hacer frente a los pagos según los baremos actuales, difícilmente podrán hacerlo a los posibles fallos judiciales». Y es que esperan que sean numerosas las demandas que presenten los ganaderos al conocer el resultado de esta sentencia. Es más, Fernando Marrón informó de que ya hay más reclamaciones preparadas para ser trasladadas al juzgado.

«Producir con calidad»

De todas formas, el coordinador de Usaga manifestó que «ni por ese dinero ni por mucho más queremos que nos maltraten los animales como hacen los osos o los lobos cuando les arrancan la piel a tiras. Lo que queremos es producir con buena calidad y cumpliendo con todas las obligaciones que nos imponen las administraciones». De hecho, reclaman medidas de protección para evitar estos ataques.

El dueño de la explotación afectada, Segundo Menéndez, indicó que antes de que finalice el año presentará una nueva demanda por los daños que sufre su ganadería «un día sí y otro también». Además, lamentó que «nos vemos obligados a cerrar la última explotación que existe a día de hoy de oveja xalda en producción ecológica. Esto será el final para nosotros, pero va a ser el principio para la Administración, que nos debe más respeto».