El Principado se enfrenta al Gobierno por «un reparto justo» de la xarda

Tripulantes de un pesquero descargan varias cajas de xarda. / MARIETA
Tripulantes de un pesquero descargan varias cajas de xarda. / MARIETA

La consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, califica de «decepción» la división de la cuota extra y reclama un criterio que no «discrimine» a la región

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

El Principado se alinea junto a los pescadores en el conflicto que tiene enfrentado al sector con el Ministerio de Agricultura y Pesca a cuenta de la xarda. Así lo evidenció ayer la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez durante la I Jornada del Sector Agroalimentario organizada por EL COMERCIO. La socialista insistió en que el reparto de cuota puesto en marcha por el Gobierno de Rajoy había «discriminado» a la región durante los últimos años, pero también reconoció su «decepción» ante la «oportunidad perdida» este mes por el Ejecutivo de Pedro Sánchez con respecto al reparto del cupo extra concedido desde Bruselas. «Se debía haber repartido con un criterio distinto, inversamente proporcional a las cuotas actuales», concedió.

Pese a que desde Madrid se justificaron en la dificultad de tomar una decisión como la que reclamaban los pescadores asturianos, la consejera asumió que un cambio de modelo «habría sido posible». «El reparto vuelve a ser injusto y se sigue sosteniendo en criterior arbitrarios», aseguró Álvarez, que quiso desmarcarse por completo de la gestión realizada por el Ministerio. «Es una decisión suya. No podemos decidir por él», arguyó al tiempo que consideraba que, al menos, se podía haber optado por un reparto lineal que contentase a todas las partes.

El reparto de esa cuota extra de xarda, resultado de las negociaciones del Ministerio a partir del intercambio de cuotas con otras regiones de la Unión Europea, fue la gota que colmó el vaso para los pescadores. «Se están riendo de nosotros y no lo vamos a permitir», afirmaba Dimas García, presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores, minutos después de conocer la noticia. La amenaza tornó realidad en apenas 24 horas. Al día siguiente, 17 de los 18 patrones asturianos de cofradías presentaban su dimisión como señal de protesta y dejaban al sector descabezado. La consejera reconocía ayer la carencia de una interlocución organizada entre los pescadores y el Principado. «La dimisión de los patrones nos ha dejado sin interlocutores», asumía Álvarez, quien agradecía a García su decisión de mantenerse en el cargo de forma provisional con el fin de coordinar la transición. El propio García mantuvo ayer a su vez una reunión con el director general de Pesca a fin de establecer una hoja de ruta para este proceso de transición que se abre con las dimisiones en bloque del sector. «Lo más probable es que se adelanten un par de meses las elecciones para poder formar nuevas juntas directivas lo antes posible», explicó el presidente de los pescadores. La manifiesta decepción en el Principado contrasta con la postura que ayer mostró la Delegada de Gobierno, Delia Losa, quien aseguró que no dependía del nuevo Gobierno la decisión sobre el reparto. «No hay otro marco legar más que el que establece la orden ministerial del PP. Si no cumpliésemos con ella estaríamos actuando fuera de la legalidad», defendió a la vez que destacaba el incremento «conseguido por el Ejecutivo de Pedro Sánchez» sobre el reparto acordado para la campaña. «En vez de poner en valor lo logrado por el Gobierno estamos acusándole de algo que le vino dado. Además, me consta que este tema no está abandonado y se ha estado negociando», aseguró la socialista.

El PP critica la sobrepesca

Por su parte, la estrategia del gobierno autonómico pasa ahora por forzar al Ministerio a reconsiderar su decisión. Con ese próposito han trasladado a Madrid la petición de crear una mesa de trabajo con las comunidades autónomas y representantes del sector a fin de alcanzar un acuerdo que favorezca a todas las partes. «Desconozco por qué el Ministerio no ha considerado nuestra propuesta inicial de un reparto inverso de las cuotas. No obstante, soy partidaria de tener las mesas de negociación preparadas», afirmó la consejera.

Quien también quiso ayer dar su opinión al respecto del conflicto fue el exsecretario general de Pesca y actual candidato a la Alcaldía de Gijón del PP, Alberto López-Asenjo.

«El problema viene del 2009 y 2010, cuando el por entonces gobierno socialista permitió una sobrepesca por encima de las 65.000 toneladas. Lo que sucede ahora es que estamos pagando esa sanción en caballa y anchoa», afirmó rotundo. No obstante, el popular, que acusa a las partes de tener «memoria selectiva», reconoce que el sistema por históricos puesto en marcha por el PP «puede tener un peso excesivo en el reparto».

En ese sentido, López-Asenjo asegura que desde su secretaría ya se estaba trabajando en la confección de un estudio de dependencia de cara a poner en marcha unos coeficientes más exactos y que satisfaciesen a todas las partes por igual. Este proyecto, afirma, no llegó a consumarse por el inesperado cambio de Gobierno.

«El criterio por históricos siempre se ha utilizado y establece un nivel de justicia. Otra cosa es su peso tiene que ser del 90%. Estoy de acuerdo en que hay que también hay que tener en cuenta el factor social y el tamaño o arqueo de la flota», explicó el candidato, quien considera que con la nuevas tecnologías sería posible «afinar» a la hora de determinar estas proporciones.