El Principado ve «excesivas» las muertes por cáncer y luchará contra la polución para atajarlas

El HUCA, rodeado del tráfico y las chimeneas de Oviedo, sería declarado como 'zona de alta sensibilidad' en contaminación. / PABLO LORENZANA
El HUCA, rodeado del tráfico y las chimeneas de Oviedo, sería declarado como 'zona de alta sensibilidad' en contaminación. / PABLO LORENZANA

Aprueba un plan de 24,5 millones en cuatro años. Entre las 148 medidas incluye poner límites más exigentes a la calidad del aire en los colegios

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

La contaminación afecta a la salud y los informes científicos que precisan esa vinculación se acumulan, obligando a tomar decisiones difíciles. En 2012 el Principado anunció un Plan de Acción de Medio Ambiente y Salud que identificara cuánto daño hacen a los asturianos los excesos de ruido, polución del aire y agentes químicos, y cómo evitarlo. Siete años después el Consejo de Gobierno lo ha logrado aprobar. El dictamen recoge consejos de casi 400 expertos y da 148 soluciones. Cumplirlas de aquí al año 2023 acarrearía una inversión de 24,5 millones.

Los sanitarios admiten que algo falla. Al comparar los fallecimientos en Asturias con los del resto de comunidades autónomas resulta que aquí se dan tasas elevadas «sobre todo en hombres, que lideran la clasificación de mortalidad total, infarto agudo de miocardio, tumores, cáncer de pulmón, cáncer colo-rectal, cáncer de vejiga y además se coloca en segundo lugar en defunciones por enfermedades cardiovasculares». Las mujeres «ocupan el primer lugar en la mortalidad por tumores y cáncer de mama, y el segundo lugar en mortalidad por infarto agudo de miocardio y cáncer de pulmón».

Diagnóstico
la tasa de infartos por cada 100.000 hombres es un 46,5% superior en Asturias que en el resto del país, un 25,3% en cáncer de colon, un 21,1% en el de pulmón. En mujeres la tasa de infartos agudos es un 37,1% mayor, cáncer de pulmón un 32,6% y de vejiga un 22,8%.
Causantes
la OMS atribuye a la polución un 14% de los casos de cáncer de pulmón y un 24% de las enfermedades isquémicas.
El plan
el Principado anunció en 2012 que haría un programa de Medio Ambiente y Salud. Lo ha aprobado ahora.
Medidas
entre las 148 soluciones hay intentos de convencer a la población de que haga menos ruido en casa, recicle, y vaya a tiendas de segunda mano.

Datos. En 2014 los hombres de Asturias sufrieron infartos en una proporción un 46,4% superior a la del resto del país, un 21,2% más de cáncer de pulmón, y un 25,3% de tumor de colón. En general la tasa de cáncer en varones es aquí un 12,6% superior. En mujeres la proporción de infartos agudos fue un 37,1% mayor, la de cáncer de pulmón un 32,6% y la del de vejiga un 22,8%.

No son resultados casuales. En el periodo 1996-2000 sufrieron cáncer de pulmón en Asturias 82,46 hombres de cada 100.000, una de las proporciones más altas del país. Entre 2003 y 2007, la tasa se agravó a 86,6 casos, el peor resultado junto a Mallorca. Otro rasgo distintivo lo da el suicidio: es un 47,8% superior en los varones asturianos que en los del resto del país, y un 54,2% entre ellas.

Enfermedades respiratorias

«Llama la atención que la mortalidad por enfermedades respiratorias es menor en Asturias que en España, sobre todo en mujeres», contrastan los especialistas. Con todo, «Asturias debería reforzar prioritariamente sus programas dirigidos a prevenir y reducir la mortalidad por suicidio, por caídas accidentales, por infarto agudo de miocardio, por cirrosis y por tumores malignos», concluye el plan. «Alcanzar este objetivo trasciende el campo sanitario y aboga por inversiones en políticas públicas» recalca.

Más información

Es ahí donde la ciencia apunta a la contaminación. «La complejidad de la situación invita a reflexionar sobre la contribución de las posibles causas ambientales en el exceso de mortalidad observada», anota. La Organización Mundial de la Salud concluyó en 2016 que la contaminación del aire es responsable del 14% del cáncer de pulmón y del 24% de los casos de enfermedad isquémica del corazón, dos de los talones de Aquiles de la región. Es una línea de trabajo en la que se sigue profundizando. Meses después el Instituto de Salud Carlos III estimó que entre los años 2000 y 2009 unos 296 asturianos fallecieron anualmente en Oviedo por la contaminación de micropartículas tipo PM10.

Asumida la situación, toca buscarle medidas. El Plan de Salud y Medio Ambiente recopila lo que cada departamento del Principado hacía cada uno por su cuenta y lanza nuevas ideas. En contaminación del aire plantea «desarrollar el concepto de 'zonas de alta sensibilidad', que permita en determinadas zonas con presencia continuada de poblaciones vulnerables tales como colegios, hospitales o residencias de ancianos, establecer objetivos de calidad del aire más exigentes que los de la normativa estatal».

A la población se la quiere «sensibilizar sobre la necesidad de reducir el ruido en el ámbito doméstico y en las actividades recreativas». Para reducir la basura, se hará una guía con las empresas que existen en la región dedicadas a reparar objetos o venderlos de segunda mano. Desde 2017 hay en Asturias más perros censados por el Colegio de Veterinarios que niños y adolescentes menores de 20 años; por consejo médico se preparará un catálogo con los agentes biológicos que se intercambian animales y personas y que «puedan ser considerados una amenaza para la salud pública».

El catálogo de ideas incluye que el coche eléctrico se incorpore a la flota de vehículos de la administración, y que colegios, médicos y trabajadores sociales se coordinen para evitar que embarazadas y niños vivan en pisos inadecuados o estén expuestos al humo del tabaco.