El Principado registró en seis meses 10.000 potenciales virus que amenazaban su red

El Principado registró en seis meses 10.000 potenciales virus que amenazaban su red
Agustín Castro, Ana Braña, Francisco de Paula Polo, Santiago García Granda, Víctor Manuel Solla y Juan Carlos Campo. / ARNALDO GARCÍA

Realizó un millón de análisis para adelantarse a posibles ciberataques y contabilizó 215 incidencias en sus comunicaciones a través de internet

AIDA COLLADO GIJÓN.

La ciberseguridad es uno de los grandes retos del presente. Lo es para los particulares y para las empresas, que pueden ser víctimas de fraudes o espionaje, por poner un par de ejemplos de los muchos delitos que se cometen a través de internet. Pero también lo es para las administraciones, que manejan los datos de miles de ciudadanos e información sensible de diferentes ámbitos. Por esa razón, su monitorización de la red es constante, desveló ayer el director general de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Principado de Asturias, Víctor Manuel Solla. Una de las líneas estratégicas del Gobierno regional es precisamente la lucha contra la ciberdelincuencia y, por esa razón, durante los últimos seis meses se han realizado un millón de análisis de tramas, de las que un 1% resultaron ser posibles amenazas. Es decir, el Principado registró 10.000 potenciales virus. Además, contabilizó cinco incidencias de seguridad en el Sistema de Aplicaciones y Redes para las Administraciones -la red SARA- y 215 incidencias en sus comunicaciones por internet. El único modo de luchar contra ello es dando cumplimiento al reglamento general de protección de datos o, añadió el director general, «certificarnos en el Esquema Nacional de Seguridad, que nos garantiza las cuotas de protección necesarias para una administración como el Principado». La región obtuvo esta certificación este marzo, convirtiéndose en «la segunda comunidad que la obtiene en el ámbito completo».

Solla desgranó estos datos durante la inauguración de la jornada 'La ciberseguridad al descubierto. Desafíos y futuro', organizada por la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón y el despacho de abogados y economistas Castroalonso. Allí reconoció que las administraciones públicas deben trabajar con los cuerpos y fuerzas de seguridad, «formando a nuestros empleados para que conozcan los riesgos y, sobre todo, los recursos» a su disposición. En este sentido, aclaró, «cualquier inversión es más barata que arreglar después una intromisión». Una de las claves es ser «más proactivos que reactivos». Por ello, la inversión de Asturias «para que estemos un poco más seguros» asciende este año hasta alrededor del millón de euros.

Por el Aula Magna del Aulario Sur del campus pasaron diferentes expertos en este terreno. El secretario de Estado para el Avance Digital, Francisco de Paula Polo, aseguró que «la economía y la prosperidad del país» dependen de una ciberseguridad que «cada vez está más presente en nuestras vidas». Un campo, aseguró, en el que «España ya es una referencia y puede serlo más si sumamos fuerzas». Y que supondrá una fuente de «empleo de calidad». En este sentido, habló de la necesidad de atraer talento, en particular, el de las mujeres, para conseguir que «internet sea un espacio seguro y nuestra privacidad esté a salvo». Según el Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad), recordó, «los ataques en internet tienen un impacto económico de más de un billón de euros» a nivel mundial. «Necesitamos más personas que se atrevan a tomar este camino. Está cayendo el número de matriculados en carreras técnicas», alertó.

El rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, se refirió a lo mucho que hay que hacer «desde la docencia y la investigación para tomar el pulso al siglo XXI». Entre otras cosas, la Universidad debe atraer alumnos a los estudios tecnológicos, sin olvidar que hoy por hoy «hay cinco veces más hombres que mujeres».

Ataque al Ayuntamiento

La concejala de Hacienda y Organización Municipal, Ana Braña, reconoció como «palpables» las amenazas que alberga la red y marcó la ciberseguridad como «objetivo prioritario, también de los gobiernos locales». Es uno de los motivos por los que la demanda de este tipo de profesionales creció un 38% desde 2016 y por lo que desde los consistorios se considera «una inversión y no un gasto» cada euro dedicado a fortalecer el sistema. El Ayuntamiento de Gijón solo ha comunicado un incidente al Centro Criptológico Nacional desde 2016. Y fue hace un par de semanas, cuando su servicio de correo electrónico fue infectado por un 'cryptolocker' -un virus que encripta los ficheros, para pedir una recompensa por su desencriptación-. «Afortunadamente no tuvo consecuencias graves porque activamos las medidas de contingencia y pudimos recuperar la información», explicó la edil.

Por su parte, los organizadores de las jornadas destacaron las oportunidades que presenta el sector. El director de la EPI, Juan Carlos Campo, habló de la «imperiosa necesidad de las comunidades autónomas de evolucionar su modelo productivo» y del papel de la digitalización en ello. El CEO de Castroalonso, Agustín Castro, confió en que el evento sirva para «reivindicar el papel fundamental de la ciberseguridad como motor de desarrollo y transformación en Asturias».

Más