El Principado valora invertir 86 millones en carriles-bici que atraviesen toda el área central

El Principado valora invertir 86 millones en carriles-bici que atraviesen toda el área centralGráfico

El plan de movilidad idea una red para pedalear entre todas las ciudades de la zona, que en su versión más económica se lograría con 7,2 millones

R. MUÑIZ GIJÓN.

Una senda ciclista que permita salir de Gijón y llegar a Lena o ir de Mieres a Castrillón, pero también desde Laviana a Siero. Esta es una de las medidas estrella del plan para la movilidad del área metropolitana. El Principado acaba de someter a consulta pública el borrador para recoger aportaciones hasta el 6 de junio. Son 391 páginas dedicadas a radiografiar cómo se mueven los asturianos y de qué forma desincentivar el uso del coche particular.

En diciembre entró en vigor una nueva Ley de Transportes que apostaba por la bicicleta, al punto de obligar a los constructores a que, a partir de entonces, cada nuevo piso tenga un espacio específico para guardar dos unidades, de fácil acceso a la calle. Siguiendo esa orientación, el plan propone «una red de conexión de las principales zonas atractoras y generadoras de viajes» en el área central. «Se considera una vía ciclable de tres metros que, en general, transcurre paralela a algún eje viario, si bien es recomendable que exista una cierta separación, para mayor comodidad y seguridad de los desplazamientos».

Más información

Los técnicos contratados por la Consejería de Infraestructuras dejan los trazados esbozados aportando algunos parámetros para el diseño. «El trazado de la red ciclable debe evitar el paso por túneles, dada la complejidad técnica que ello supone», apuntan. «En el valle del Nalón ya existe un carril bici que transcurre paralelo al río Nalón, que debería formar parte de esta red de media distancia, resolviendo los tramos pendientes», detallan.

El borrador reconoce que «podrán valorarse otras tipologías, siempre y cuando la medida final incluya la conexión de las zonas descritas». La inversión final «dependerá de la solución adoptada finalmente». Si se opta por aprovechar las carreteras ya existentes para segregar en ellas un carril-bici específico, la operación quedaría en seis millones, si bien en otras partes del documento ese precio se cifra en 7,2 millones. Si, en cambio, se opta por construir un nuevo eje ciclable el presupuesto se dispara a los 78 millones, cifra que en otro lugar del borrador se refleja en los 86,72 millones.

El documento maneja doce alternativas distintas de implantación, en función de la ambición y acento que le quiera dar el próximo Gobierno regional a este programa. El denominado como «escenario total» lograría atajar un 50% el uso del coche particular en Asturias. En lo tocante a la bici implica ejecutar ese eje nuevo y segregado del resto, con el propósito de ir completándolo año a año, desde 2019 hasta 2030. Es una programación que, dada la inversión estimada, dejaría el esfuerzo anual máximo en unos 7,8 millones hasta completar los casi 87 que costaría.

El escenario «muy sostenible» obtiene una reducción del coche del 43% reduciendo la inversión pública a las que mayor resultado den. En este esquema la red ciclable se basa en la ocupación de calzada existente donde sea posible, lo que limita el esfuerzo financiero a la señalización de la misma. Es un objetivo alcanzable entre 2019 y 2022. De todas las opciones, esta es por la que se decantan los técnicos a la espera de recibir las alegaciones de los ciudadanos.