El Principado retira la tutela de su bebé a una acusada de maltratar a su madre

La casa en Nembro en la que vivía la familia./P. G.-P.
La casa en Nembro en la que vivía la familia. / P. G.-P.

Tras denunciar un centro sanitario el mal estado de la anciana, la Guardia Civil de Luanco descubrió que en la casa vivía una niña sin cartilla sanitaria

PEPE G.-PUMARINO / CH. TUYAGijón

Ella tiene 63 años. Su hermano, 70. Ella trabajó como profesora en un centro educativo de Gozón. Su hermano es un jubilado con formación universitaria. Ambos fueron detenidos el pasado 29 de junio acusados de desatender a su madre, una nonagenaria que, finalmente, acabó falleciendo. Además, a ella el Principado le ha retirado la custodia de su hija, una bebé de dos años que tuvo mediante gestación subrogada en Estados Unidos.

La parroquia gozoniega de Nembro no salía este miércoles de su asombro. «Es una familia muy discreta. No les veíamos nunca. Desde luego, a la mujer mayor hace mucho tiempo que no se la veía y, por supuesto, aquí nadie sabía que vivía una bebé», aseguraron los vecinos más cercanos a los dos hermanos. Ambos, como la familia, proceden de la también parroquia gozoniega de San Martín de Podes. Pero, hace años se trasladaron a una gran casa ubicada en Nembro. Una vivienda de difícil acceso y en mal estado de conservación, «en 18 años de vecindad, nunca se vio una luz encendida ni una persiana levantada», en la que vivían, además de los dos hermanos, la madre de ambos y la bebé.

Precisamente, fue el ingreso de la anciana en un centro hospitalario privado gijonés el que destapó las malas condiciones en que vivían los cuatro. «Los servicios médicos presentaron una denuncia por el mal estado en que se encontraba la mujer y la Guardia Civil inició una investigación», explicaron a EL COMERCIO fuentes de la Benemérita. Al llegar a la casa, los agentes se encontraron con que, además de la pareja de hermanos, en la vivienda residía un bebé de dos años sin cartilla sanitaria. No consta que la haya visto nunca un médico en España ni, tampoco, que haya seguido el calendario de vacunaciones.

Detenidos los dos hermanos por un presunto delito en el ámbito familiar, los agentes informaron a los servicios sociales municipales de la existencia del bebé. «Nosotros hicimos un informe que enviamos a la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, que actuó de inmediato», explicó Alba Escandón. La concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Gozón confirmó que de la pequeña «no había constancia», aunque la Guardia Civil sí encontró en el registro «su pasaporte en regla», así como la documentación que prueba que la niña es hija de la profesora, obtenida mediante gestación subrogada en Estados Unidos.

Lo que sí comprobaron los profesionales municipales fue que la menor estaba en perfecto estado, aunque «quizás presenta un ligero retraso en su evolución».

Acciones judiciales

Un aspecto sobre el que la Consejería de Servicios y Derechos Sociales no se pronuncia. «Nosotros nunca facilitamos datos sobre los casos de menores», ha explicado la consejera, Pilar Varela, quien se limitó a confirmar que el Principado ha asumida la tutela de la bebé. «Somos la entidad con la responsabilidad en protección de menores, en Asturias. En cumplimiento de la Ley del Menor, nuestro objetivo es el interés superior del menor, no entramos en otras cuestiones, solo valoramos el interés superior del menor y actuamos».

Varela confirmó que todo el trabajo se realizó «de acuerdo con los servicios sociales municipales» y precisó que, en este caso, se trata de una situación de «guarda y tutela», a la espera «de las siguientes acciones judiciales». La pérdida de la custodia dependerá de si la madre es condenada por el delito de desatención familiar que se le imputa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos