«El proyecto de presupuestos se olvida del profesorado», critican los docentes

«El proyecto de presupuestos se olvida del profesorado», critican los docentes

ANPE afea que «no se corrija la brecha salarial con otras regiones y la falta de avances en la carrera profesional y en la autoridad» del gremio

E. RODRÍGUEZ OVIEDO.

Ni la escuela pública ni la concertada están satisfechas con el proyecto de presupuestos para 2019. «Éstas no son las cuentas que necesita la educación asturiana», empezó diciendo Gumersindo Rodríguez, presidente de ANPE Asturias, la central que ha ganado recientemente las elecciones sindicales en el sector. El motivo, desde su punto de vista, es claro: «Se olvida de invertir en el profesorado, el eje vertebrador del alto porcentaje de titulaciones y del bajo fracaso escolar». Aludió, en primer lugar, a «lo envejecida que está la plantilla docente». La mitad, dijo, tiene 50 años o más, por lo que ya se ha reclamado a la consejería una reducción de jornada para los mayores de 55, «sin merma económica y asumiendo labores tutoriales del personal que se incorpora. Sin embargo -añadió-, nada se hace al respecto, pese a ser una de las promesas electorales del actual gobierno».

6.000 jubilaciones previstas

Tras recordar que entre 5.000 y 6.000 profesores se jubilarán en los próximos años, por lo que se hace necesaria la previsión de oposiciones hasta 2022, aludió a la alta interinidad del profesorado: un 33%. Hay 3.780 frente a casi 11.500 funcionarios de carrera. De ellos, más de mil, a media jornada, cobrando 800 euros. Desde un punto de vista general, subrayó que «somos los docentes peor pagados del Estado». La diferencia salarial con respecto a sus homólogos del País Vasco asciende a 7.000 euros al año. «Pero comparándonos con los compañeros de Cantabria, es de 300 euros al mes, al no abonarse el complemento por tutoría ni por la impartición del programa bilingüe».

También lamentó que, a diferencia de otros funcionarios, en el sector de la enseñanza no haya avances en la carrera profesional, donde el segundo nivel de evaluación (al que podrían aspirar los docentes con once años de antigüedad y, superándolo, recibir un complemento retributivo) sigue congelado. No fueron los únicos reproches. Lamentó que «los profesores tengamos que luchar en la calle la reducción de la carga lectiva (la vuelta a las 23 horas en Primaria y 18 en Secundaria)», lamentó la falta de medidas en el desarrollo de la autoridad del profesorado y «la irrisoria» inversión en formación permanente, con 145 euros por docente.

«Marginados» se encuentran también los profesores de la concertada, la escuela «con un peso del 29% en el sistema -32.000 euros- y a la que la consejería dedica el 17% de sus cuentas». Juan Luis Barrera, secretario de Acción Sindical de OTECAS, aludió también a la falta de partidas para la equiparación retributiva con la pública, tal y como se había consensuado en 2007, con diferencias, en función de la antigüedad, que llegan a los 9.000 euros; a una carga lectiva de 25 horas «por falta de voluntad política» y a la aminoración de los gastos de funcionamiento en Infantil y Primaria como consecuencia del cierre de 41 unidades. Al respecto y con la polémica acerca de las aportaciones de las familias, señaló que «el coste medio por alumno de la pública no es igual que el de la concertada; la consejería lo reconoce, sabe de nuestros gastos reales, que no cubren. Tanto es así, que la escuela ha tenido que recurrir a créditos para hacer frente a gastos de carácter laboral».

 

Fotos

Vídeos