El rector pide un compromiso real, y no solo «de boquilla», con la formación dual

E. FANJULGIJÓN.

El rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda pidió ayer a los empresarios asturianos que se comprometan «realmente» con la formación dual universitaria, que «acepten a los estudiantes y les hagan contratos» en sus empresas. «Ahí necesitamos a los empresarios, pero no de boquilla», manifestó el rector, que lamentó que a veces las «grandes declaraciones» queden solo en eso.

García Granda hizo estas declaraciones instantes antes de participar en el acto de apertura del curso de la Escuela de Ingeniería (EPI) de Gijón. El rector expresó su intención de reforzar la actual oferta académica con más grados dobles, e «incluso triples». También destacó el compromiso de la Universidad con las titulaciones bilingües: «Creo que al final tenemos que tener todas las titulaciones en inglés y en eso estamos avanzados». El rector expresó su «esperanza» en poder introducir los llamados grados abiertos. Estos últimos «son totalmente flexibles y podemos hacerlo con el menú que se necesite para una determinada empresa o actividad. Cada estudiante podrá hacer su propia titulación, su propia formación».

Es precisamente en el desarrollo de este tipo de titulaciones abiertas y en su posible combinación con la formación dual donde el rector reclama la colaboración del tejido empresarial asturiano. La fecha de incorporación de estas nuevas titulaciones a la academia asturiana no se ha concretado. «Las cosas en la Universidad van lentas y nosotros ahora lanzamos esa posibilidad en el estudio que hicimos de titulaciones y a partir de ahí empezaremos a desarrollarlo», indicó García Granda. «No va a ser fácil porque a nivel nacional no está muy implantado y necesitamos que la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) nos lo apruebe, pero es un objetivo que tenemos», añadió.

En relación a la tramitación de estos proyectos. El rector expresó también la necesidad de «ser más ágiles» en el cambio de las titulaciones. Algo para lo que cree necesario «suavizar» y simplificar los procesos burocráticos que la ANECA lleva a cabo cuando se plantean modificaciones. «No podemos enfrentarnos a toda esa burocracia cuando queremos mejorar una titulación», dijo.