El rector se enfrenta a una querella por presunta prevaricación administrativa en una plaza de profesor

Santiago García Granda./PALOMA UCHA
Santiago García Granda. / PALOMA UCHA

«Todo lo que nosotros hacemos en la Universidad se hace de acuerdo a criterios legales y a las directrices que marca la secretaria general y el servicio jurídico», afirma Santiago García Granda

EL COMERCIO / EFE
EL COMERCIO / EFEGijón

Un candidato a una plaza temporal de profesor sustituto en la Facultad de Derecho convocada por la Universidad de Oviedo ha presentado una querella por prevaricación administrativa contra el rector, el vicerrector de Organización Académica y la directora del Departamento. Los tres deberán comparecer en los juzgados este mes para ofrecer explicaciones ante una querella que «entienden infundada y temeraria». La titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo ha citado a los tres querellados, en calidad de investigados, y ha reservado el día 10 de octubre para el testimonio del vicerrector y el día 15 para el rector y la directora departalmental.

La querella ha sido presentada por el abogado Fernando Barutell, en representación de un profesor que se considera perjudicado al no haber obtenido la plaza de sustitución de la defensora universitaria, Paz de Andrés, que había sido convocada por el departamento de Derecho Público. El querellante sostiene que «de una forma arbitraria» se le ha impedido acceder a un puesto de trabajo en la Universidad de Oviedo para el que tenía «más méritos que los demás candidatos», según ha explicado el letrado Barutell.

Explicación universitaria

Los hechos, según ha explicado la Universidad de Oviedo a través de un comunicado, se remontan a una convocatoria del curso 2018/2019 de una plaza cuya adjudicataria un año antes pidió su anulación. «Estimando las alegaciones y en aras a evitar posibles demandas juidiciales por despido improcedente, o con pretenciones indemnizatorias, la Universidad estima el recurso y anula la convocatoria», explica la institución, que añade que, en ese momento, ni tan siquiera se había aprobado la lista de admitidos.

No obstante, uno de los candidatos presentó contra ella una demanda contencioso administrativa, obteniendo una sentencia parcialmente favorable por el Juzgado de lo Contencioso número 4 de Oviedo. «El juez no admitió la pretensión de anular el contrato de la otra candidata, ni la pretensión de contratar al demandante y pagarle salarios y cotizaciones, como pretendía. La sentencia se limitó a ordenar continuar el procedimiento y ver cuál era su resultado», señala la nota. Dicha sentencia, no obstante, está recurrida por la Universidad ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA y aún no existe resolución de la misma.

Sin embargo, el afectado, añade la Universidad, «pidió la suspensión del procedimiento contencioso-administrativo y presentó una querella por prevaricación contra el Rector de la Universidad, el Vicerrector de Organización Académica y la Directora del Departamento de Derecho Público en el que se convocó la plaza, querella que los interesados entienden infundada e incluso temeraria». Atendiendo a esta querella, los tres tendrán que declarar ante el juzgado de instrucción para dar explicaciones.

Bajo supervisión

Aunque la Universidad ha asegurado que no hará declaraciones sobre el tema, confiando en que los tribunales le darán la razón, el rector Santiago García Granda ha afirmado este jueves en Mieres que «nosotros seguimos siempre unos procedimientos muy reglados siempre bajo la supervisión de nuestros servicios jurídicos. Lo que ha sucedido aquí es que alguien se siente maltratado o que tiene algunas pretensiones que habrá que aclarar».

«Todo lo que nosotros hacemos en la Universidad es siempre de acuerdo a criterios legales y a las directrices que marca la secretaria general y el servicio jurídico. Estoy confiado de que vamos a aclararlo todo y, de hecho, ya lo hemos hecho. No hay nada oculto», ha añadido García Granda.