Un reloj para que el AVE llegue en hora

Joel García y Fernando Lastra, en el salón de actos de la Confederación Asturiana de la Construcción, en Oviedo durante el homenaje. / PABLO LORENZANA
Joel García y Fernando Lastra, en el salón de actos de la Confederación Asturiana de la Construcción, en Oviedo durante el homenaje. / PABLO LORENZANA

Los constructores reconocieron el respaldo recibido estos años por Fernando Lastra | Joel García calificó de «fundamental» para el sector la labor del consejero y éste les pidió que «no se desentiendan del área metropolitana»

MARCO MENÉNDEZ OVIEDO.

El próximo 21 de mayo, el consejero Fernando Lastra pasará a representar a Asturias en el Senado, después de más de dos años al cargo de las infraestructuras en el Principado. En ese tiempo, trató de desbloquear muchas actuaciones que llevaban tiempo enquistadas y en varias de ellas lo logró. Ese trabajo de «estar a disposición de todos, escuchar y apoyarnos» fue reconocido ayer por la Confederación Asturiana de la Construcción (CAC), en un sencillo acto que tuvo lugar en su sede de Oviedo.

«La labor del consejero ha sido fundamental», aseguró Joel García, presidente de la CAC, y por eso quiso «reconocer el trato tan cercano y cordial que ha tenido con nuestra organización. Nos ha recibido siempre que se lo hemos solicitado y, lo que es más importante, nos ha escuchado».

El impulso recibido por el plan de vías de Gijón, el polígono de Bobes y la ZALIA, la modificación del Reglamento de Ordenación del Territorio y Urbanismo (ROTU) y los cambios en «los pliegos de contratación pública para que no solo se tuviera en cuenta el criterio económico, sino también los criterios de calidad, con las cláusulas sociales», fueron los puntos resaltados por Joel García. Por ello, como agradecimiento, el presidente de los constructores le regaló un reloj, pero que llevaba aparejada una advertencia: «Para que desde el Senado logre que el AVE llegue en hora a Oviedo».

No rehusó el envite el senador electo y aseguró que «llegaré puntual al Senado». Agradeció el gesto de los constructores y consideró que «la decisión que adoptamos sobre las cláusulas sociales de los contratos tiene algo que ver con el hecho de que estemos aquí y con que la relación con la CAC sea buena».

Y es que Fernando Lastra habló de las dificultades que se encontró en la administración regional para sacar adelante las mencionadas cláusulas, que hacían que «se valorara el pagar bien a los empleados, el trabajo estable y una actividad profesional respetuosa con el medio ambiente». Y apuntó que hubo de utilizar «la política» para conseguir el objetivo y que se tornó en «insistencia. Esa fue la clave de este grupo de personas que trabajó para conseguir estas cláusulas».

Y puso dos ejemplos de lo que puede conseguir la política. Uno ya logrado, como el Plan General de Ordenación de Gijón: «Todo el mundo tiene su ideología, pero en la aprobación del PGO de Gijón fue la política, la cooperación y comprometerse con la administración, con independencia del signo político. Eso permite que haya empleo y actividad económica».

El segundo ejemplo que citó Fernando Lastra fue con vistas al futuro, «lo que nos viene y no podemos dejar de hacer, el área metropolitana de Asturias.». Y es que aseguró que sin ese proyecto «Asturias no existe», por lo que reclamó a los constructores que «tienen el compromiso moral de decir a los políticos que lo interpreten, decidan e impulsen, porque en ello nos va el futuro». Pero les recordó que «no piensen que no están concernidos. No se desentiendan de este proyecto regional».