Renfe inaugura los viajes turísticos con un recorrido por la costa en el 'Estrella del Cantábrico'

Uno de los tres vagones, repleto de pasajeros. /Tarek Halabi
Uno de los tres vagones, repleto de pasajeros. / Tarek Halabi

Catorce concejos se verán beneficiados este verano de estas rutas que ofrecen al viajero un servicio de excursiones con guías profesionales

CH. TUYA / R. MUÑIZ

«Renfe me dijo que hubo que dejar de vender billetes, porque ya teníamos más demanda que espacio». Isaac Pola, el consejero de Empleo, Industria y Turismo respiraba tranquilo. El preacuerdo firmado con Renfe en enero en Fitur y el convenio definitivo suscrito a finales de junio tuvo como resultado un éxito de ventas. Por primera vez, Asturias contará con un servicio de trenes turísticos. Aunque en todo momento se habla de Renfe, lo cierto es que las vías utilizadas por estos vehículos, formados por locomotora y tres vagones, son las de Feve. Como el propio tren. El 'Estrella del Cantábrico' arrancó ayer puntual de Gijón, a las 9 horas, para una excursión que concluyó doce horas después tras conocer Candás, el Cabo Peñas, Muros de Nalón, San Esteban de Pravia y Cudillero.

Es la ruta Puertos y Acantilados, que se repetirá el 10 de agosto. Antes, el 20 de julio, llegará la ruta La sidra y los dinosaurios, que volverá el 24 de agosto. Esta saldrá de Oviedo y recorrerá Villaviciosa, Colunga y Nava. El 27 de julio será el turno de la ruta La biosfera y la mina. Siempre acompañados por guías profesionales. Siempre con detalles en las paradas, como la música de gaita con que Candás recibió ayer a los viajeros. Y siempre con viajes combinados en autobús para acercarse a los lugares de visita.

«En Galicia esa iniciativa lleva en marcha desde 2013 y es un éxito, aunque con trenes más pequeños, de 50 plazas. Nos parecía una pena que no se hiciera algo así en Asturias, con los paisajes tan maravillosos que tenemos. Así que ofrecemos 120 plazas en un tren y un producto turístico muy cuidado», aseguró Óscar Sainz, responsable de Trenes Turísticos de Asturias.

«Un producto muy cuidado porque ponemos en valor lo que tenemos en Asturias: paisaje, gastronomía, naturaleza, cultura», señaló Isaac Pola. Participó él en el viaje inaugural, acompañado por el director general de Comercio y Turismo, Julio Gónzalez Zapico, así como por las alcaldesas de Gijón y Carreño, Ana González y Amelia Fernández; el presidente y el director de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Belarmino Feito y Alberto González, así como el presidente de la Asociación Regional de Casonas de Asturias (ARCA), Jaime García y el presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño.

Para las regidoras de Gijón y Carreño, la iniciativa es «muy positiva». La gijonesa Ana González destacó que «Gijón es el motor turístico de la región», mientras que la candasina Amelia Fernández «esto supondrá un revulsivo para el concejo». Aprovechó para anunciar una oferta del verano candasín: «Hemos firmado un acuerdo con el Club Náutico Cuatro Vientos para hacer el mar accesible, con vela adaptada, talleres de pesca y salidas en barco».

Año de récord turístico

Todo para lograr que la industria que más crecimiento tiene en la región, la del ocio, siga su senda al alza. De momento, «la tendencia nos dice que este puede ser uno de los mejores, sino el mejor año turístico de nuestra historia», dijo el consejero.

Los números que maneja Pola le hacen aventurar que «puede que superemos nuestro año récord, 2017», dos después de que el sector turístico asturiano superara su eterno techo: el turista dos millones.

«En una proyección parece claro que este año se alcanzarán, de nuevo, los 2,3 millones de viajeros, así como los 5,5 millones de pernoctaciones». Unas cifras que también incrementarán el gasto turístico. «No hay que olvidar que el turismo aportó al Valor Añadido Bruto 2.200 millones», apuntó Pola confiado en que «los trenes turísticos sirvan para consolidar la oferta».

Algo que no dudan Abelardo Rivera y Ascensión Sánchez. Viajeros del 'Estrella del Cantábrico'. «Vimos la información en EL COMERCIO y decidimos venir. Nos ha encantado. Los 45 euros no nos parece caro». Hay dos rutas más para probar.