Retrasos de hasta 24 horas en vuelos desde Barcelona, Málaga y Londres

Retrasos de hasta 24 horas en vuelos desde Barcelona, Málaga y Londres
Marta Fernández, ante una de las filas de pasajeros afectados por las cancelaciones de Vueling. / M. F.

La oferta de Vueling se colapsó desde el jueves en el aeropuerto de Asturias hasta llegar a dos conexiones canceladas y una tercera demorada

CH. TUYA / C. DEL VALLE GIJÓN.

«Vueling nos ha dejado tirados». La frase la pronunció Marta Fernández en Barcelona. Pero también se escuchó en Málaga, en Londres y en Asturias. Al aeropuerto del Principado llegaron hasta con veinticuatro horas de retraso los viajeros más afectados. Porque la operativa de Vueling con Asturias colapsó en las dos últimas jornadas, con dos conexiones canceladas, de Barcelona y Málaga, y una tercera retrasada más de dos horas, la de Londres.

Así, volar desde Barcelona a Asturias llevó veinticuatro horas. Hacerlo desde Málaga, veinte. Eso, para los que aceptaron como opción a la cancelación de su vuelo regresar en una ruta directa. Vueling ofreció a sus viajeros alternativas tan rocambolescas como «volar desde Barcelona a Granada, de ahí a Bilbao y luego buscarnos la vida para llegar a Asturias» o «volar desde Málaga a Bilbao» y culminar el trayecto hasta el aeropuerto asturiano en autobús.

Los problemas de la aerolínea del grupo IAG, el gigante nacido de la fusión de British con Iberia y que aglutina, entre otras, a Vueling, Iberia Express y Air Nostrum, comenzaron en El Prat el jueves, cuando una tormenta provocó cancelaciones y retrasos. Los casi 200 pasajeros del último vuelo entre Barcelona y Asturias, con salida a las 22 horas, se quedaron en tierra. «Pero los habituales ya temían que pasara, porque este vuelo parece que tiene muchas cancelaciones», apuntó Marta Fernández.

«La compañía nos dejó tirados. Nos proponía llegar a Asturias a través de Granada y Bilbao»

La gijonesa fue una de las afectadas. «En realidad, todo había empezado en Berlín, de donde el vuelo de Vueling a Barcelona salió ya con dos horas de retraso». No le preocupó, no obstante, porque llegó a El Prat con suficiente antelación para la conexión con Asturias. Pero a las ocho de la tarde, «no aparecía información de nuestro vuelo por ninguna parte». A las nueve ya salió en pantalla el aviso de retraso «hasta las doce y cuarto», que acabó, pasadas las 23 horas, «en cancelado».

El argumento para el retraso fue «la tormenta que estaba cayendo en Barcelona» y que provocó el caos en El Prat -«más del 80% de los vuelos estaban retrasados o cancelados»-. Pero, para la anulación, Vueling esgrimió que «el aeropuerto de Asturias ya había cerrado».

«El aeropuerto está cerrado»

Sin embargo, la terminal asturiana tiene horario ampliado en verano, con apertura de siete de la mañana a dos de la madrugada. Un horario que las compañías pueden ampliar hasta dos horas.

Al retraso se unió «la falta de información que nos ha dado la compañía y la mala atención recibida». Ella fue alojada por la aerolínea en Gerona. «Nos dijeron que en Barcelona no había hoteles, así que nos llevaron a hora y media de distancia de El Prat». También que no había posibilidad de traerles a Asturias «hasta el vuelo de las 22 horas del viernes».

No lo tuvieron mejor los viajeros de Málaga, que llegarán a las 7 de hoy, en lugar de las 11.30 de ayer. Los que utilizaron la conexión de Vueling desde Gatwick, tampoco llegaron a Asturias en hora. El vuelo procedente del aeropuerto londinense no aterrizó en la terminal asturiana hasta tres horas después del horario previsto.

 

Fotos

Vídeos