Sanidad confía en convertir todas las playas asturianas en espacios sin humo de tabaco

Reparto de viseras para protegerse del sol en la playa de Miami. / PAÑEDA
Reparto de viseras para protegerse del sol en la playa de Miami. / PAÑEDA

Los Quebrantos, Misiego, Miami y El Puntal iniciaron ayer el plan piloto, una «iniciativa valiente para proteger la salud», apuntó Molejón

ALICIA GARCÍA-OVIESVILLAVICIOSA.

Las playas de Los Quebrantos, en Soto del Barco, y Misiego, Miami y El Puntal, en Villaviciosa, son desde ayer espacios libres de humo. Estos cuatro arenales son los primeros de un plan piloto, 'Playas sin humo', que el Gobierno regional espera expandir «por toda la costa asturiana» en los próximos años y cuyo objetivo es «concienciar en la protección de la salud y el medio ambiente». «Queremos agradecer a los ayuntamientos que se hayan sumado a esta experiencia. Es una iniciativa muy valiente», destacó el director general de Salud Pública, Antonio Molejón, en la presentación de los carteles que se han instalado en todos los arenales participantes.

Por el momento, se trata solamente de una campaña educativa, puesto que «no existe ninguna forma legal que permita sancionar». Aunque Molejón no descartó que en un futuro se pueda ir un paso más allá. Los nuevos paneles agradecen a los usuarios que no fumen en las zonas señaladas, aunque esta medida no afectará a a las terrazas de los locales de hostelería cercanos.

«Todos somos conscientes de los efectos que el tabaco tiene para la salud, no solo para las personas que fuman sino para aquellas que tienen que soportar el humo. Esta campaña trata de concienciar en el respeto hacia el resto de usuarios y hacia el medio ambiente», afirmó Molejón. En Villaviciosa, donde ayer tuvo lugar la presentación de este plan, la ordenanza de uso y aprovechamiento de las playas recoge mutas de hasta 750 euros para aquellas personas que tiren las colillas al suelo. Tan solo una de ellas, apuntó el director general, «puede contaminar hasta 8 litros de agua y tarda en degradarse más de una década».

Más información

Además de los paneles, desde el Principado se llevará a cabo una campaña de información con flyers para animar a los usuarios a no fumar en dichos espacios.

Buena acogida

En la playa de Miami, en Villaviciosa, los usuarios en los arenales, las primeras bañistas destacaron la importancia de esta medida. «Es algo que debería estar regulado ya por la Unión Europea», afirmó María Teresa Ruiz, turista de Burgos que se encuentra pasando unos días en el concejo maliayo acompaña de sus hermanas. Para ellas, esta campaña es «una idea maravillosa. Deberían haberla puesto en marcha hace mucho tiempo». Aún así, reconocen que «va a llevar tiempo que las personas que fuman se adapten, pero también hubo muchas dudas cuando se prohibió en los bares y ahora estamos todos encantados».