Sanidad defiende la ratio de psiquiatras de Asturias frente a las críticas de los expertos

Sanidad defiende la ratio de psiquiatras de Asturias frente a las críticas de los expertos

Del Busto apela a la «importante aportación» realizada al Plan de Salud Mental desde su aprobación, «por encima de los 500.000 euros»

AIDA COLLADO GIJÓN.

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, salió ayer al paso de las críticas de los especialistas que el jueves apuntaban que Asturias no está cumpliendo con las recomendaciones publicadas por la Organización Mundial de la Salud (de 16 psiquiatras por cada 100.000 habitantes) ni con lo pactado en la Estrategia Europea de Salud Mental en cuanto a la ratio de psiquiatras en el Principado. Tras las declaraciones del psiquiatra y catedrático Julio Bobes, quien aseguró a EL COMERCIO que «no hemos hecho los deberes, especialmente respecto a personal», Del Busto respondió que la región «está muy por encima de lo que requiere la Sociedad Española de Neuropsiquiatría».

Defendió que lo que esta marca como necesario, en cuanto al número de psiquiatras, es un mínimo de seis por cada 100.000 habitantes. La ratio «normal» en España, dijo, se sitúa de media en la actualidad en unos ocho psiquiatras por cada 100.000 habitantes. Y especificó que la situación «óptima» se cifra en diez de estos profesionales. En el caso de Asturias, con poco más de un millón de habitantes y 108 psiquiatras, la ratio ronda el 10,8. «Estamos casi cuatro puntos por encima del mínimo y superamos lo considerado óptimo», insistió.

Dicho esto, quiso explicar que la red de salud mental «no la llevan solo los psiquiatras». También hay «otra serie de profesionales, que es lo que verdaderamente estamos intentando incrementar». En este sentido, se refirió a las contrataciones de psicólogos en los últimos meses. Una línea en la que «seguiremos trabajando».

Por otra parte, el consejero rechazó las críticas sobre los retrasos en el desarrollo del Plan de Salud Mental. «Está aprobado», recordó. «Se presentó hace un año y posteriormente hicimos una modificación con respecto a lo que nos pedía el Parlamento, en relación con los presupuestos y con la colaboración de asociaciones. Se hicieron estas modificaciones y se presentó en el Parlamento el programa, que ya está cambiado. Si alguien no se ha enterado...», reprochó en alusión a las críticas del diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares, quien protestó porque, en su opinión, la región «carece» de un plan real.

Del Busto defendió la «aportación muy importante» que se ha realizado al plan desde su aprobación y que cifró «por encima de los 500.000 o 600.000 euros». Y prometió nuevas actuaciones: «Seguiremos trabajando». Pero también precisó que «ya hemos implementado muchas de las acciones que tenía, con respecto a hospitalización, a pisos de acogida, a pisos de pacientes...».

Hizo referencia, asimismo, a los «resultados espectaculares» del plan piloto con psicólogos en Atención Primaria. Unas cifras que se dejan ver en cuanto al «tratamiento de pacientes, su seguimiento o algo tan importante como la disminución de la medicación».

Debate reavivado

El debate sobre la criminalización de las personas que sufren patologías mentales sigue más vigente que nunca. La Asociación de Familiares y Enfermos Mentales de Asturias (Afesa) defiende que no se puede estigmatizar a estos enfermos por hechos puntuales, como el ataque hace una semana de un enfermo con problemas severos que intentó estrangular a una mujer en el paso subterráneo del Piles.

«No se duda de que casos como el del pasado viernes sean puntuales, pero de no haber una carencia de personal, quizás podrían evitarse también», reflexionaba Bobes. Llamazares descarta una relación causa-efecto entre violencia y quienes sufren trastornos psiquiátricos, pero sí coincide en que «sin lugar a dudas» el sistema de atención a estas personas es, cuando menos, mejorable.