Casi cien médicos de familia más para reducir la masificación de consultas en Asturias

Una médica realiza una ecografía a una paciente, /MARIO ROJAS
Una médica realiza una ecografía a una paciente, / MARIO ROJAS

El Principado aprueba una plantilla orgánica con «776 puestos disponibles», de los que 354 son plazas que ya ocupaban eventuales

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

El Consejo de Gobierno del Principado aprobó ayer la plantilla orgánica del Servicio de Salud del Principado, listado en el que figuran todas las plazas del personal del Sespa y las condiciones para acceder a ellas (en cuanto al perfil o titulación requeridos). «En total, habrá 776 puestos disponibles», según explicó el Gobierno regional. La nueva plantilla -que actualiza una anterior, de 2014- «prevé la creación de 354 nuevas plazas, que ya aparecían recogidas en la ley de presupuestos para este año». Se habla de «creación de nuevas plazas», pero en realidad esos 354 puestos ya estaban ocupados por personal eventual desde hace, al menos, dos años. Lo que se hace ahora es estabilizar a ese personal.

El resto de plazas disponibles, 422, son puestos que, «por diferentes razones, estaban vacantes» y que se ofrecerán ahora, transformadas en estatutarias, para que puedan ser ocupadas por interinos o salgan a oferta pública de empleo.

Del total de esos 776 puestos, la mayor parte son de personal de enfermería (188) y de facultativos de Atención Especializada (183). También hay 88 para celadores y 91 para médicos de familia. La Consejería de Sanidad pretende que estas 91 plazas contribuyan a reducir la masificación de las consultas de Atención Primaria. La previsión es que el refuerzo de personal de medicina de familia reduzca los equipos urbanos con cupos de más de 1.500 pacientes, veintidós en la actualidad. Precisamente, una de las disposiciones del Ministerio de Sanidad, en su estrategia para la Atención Primaria, es que en el horizonte de 2022 ningún médico de familia tenga a su cargo más de 1.500 cartillas (mil, en el caso de los pediatras). En el Principado hay 84 centros de salud y más de setecientos cupos.

Aumentar la estabilidad

La nueva plantilla orgánica del Sespa también contempla entre las nuevas plazas catorce para psiquiatras, dieciocho para psicólogos, once para terapeutas ocupacionales y dos de Trabajo Social, con el fin de cumplir con los objetivos establecidos en el Plan de Salud Mental. Además, por primera vez se habilitan puestos singularizados para determinados servicios, como radiología intervencionista, hemodinámica cardiaca, neuropediatría, cardiología pediátrica, UVI pediátrica, oncología pediátrica y de neonatología o cirugía bariátrica.

El Principado destacó ayer que «la nueva plantilla permite aumentar la estabilidad en el empleo, organizar las plazas singularizadas en función de las necesidades asistenciales y definir el perfil de los mandos intermedios». Sin embargo, los sindicatos aprecian notables carencias en el documento y critican que las plazas de nueva creación «son simbólicas» porque, en realidad, ya existían. «Llevan trabajando en ella desde 2017 y, sinceramente, después de dos años, esperábamos algo mejor», resumió José Antonio Vidal, vocal del Sindicato Médico (Simpa).

Se quejan, y es algo en lo que coinciden, en que el Sespa les puso sobre la mesa el documento -de 170 páginas- el lunes antes de Semana Santa y los citó a una reunión de la Mesa General de Negociación una semana después «sin tener opción a negociar nada» y «sin que se tuviera en cuenta nuestra opinión». El resultado fue que las cinco organizaciones sindicales representadas en la mesa -CC OO, UGT, FESES, Sicepa-Usipa-Saif y CSIF) votaron en contra de la plantilla orgánica. «No podemos firmar un documento que no crea las plazas necesarias para poner fin a los contratos de los cerca de ochocientos eventuales que llevan más de dos años en el puesto», justificó Alejandro González, de CC OO.

«No cumplen con la verdadera plantilla que existe. Hay contratos que se están prolongando año a año y no están incluidos», afirma Tatiana Soto, de UGT. «Sólo de celadores, en el HUCA hay ciento cinco profesionales con contratos anuales por encima de la plantilla orgánica, pero solo se aprueban 64 plazas», ahondó en esa línea Francisco Menéndez, de Sicepa-Usipa-Saif. Su compañera de sindicato, Graciela Martínez, insiste en que la propuesta de la Administración «no se ajusta a la realidad asistencial del Sespa». Con las actuales cifras, «seguirá habiendo eventuales, y eso es sinónimo de contratos precarios», afeó el secretario del Simpa, Antonio Matador.