El Sella, vigilado también por aire