«La UE ha de sentirse obligada a reemplazar lo que había», dice Borja Sánchez de las térmicas

E. FANJULGIJÓN.

«La creación de la Consejería de Ciencia supone un antes y un después» en el Principado, ya que «por primera vez se aúnan en una sola consejería todas las competencias en Investigación Desarrollo e Innovación», defendió ayer el titular del departamento Borja Sánchez, antes de iniciar la primera reunión del nuevo espacio colaborativo en el que ámbito investigador y tejido empresarial se dan la mano para sacar adelante la política científica del Principado y captar fondos europeos.

«Aquí lo que hacemos es converger con los criterios europeos; la definición de misiones científicas es como la línea editorial de Europa», insistió.

Con la búsqueda de una mayor financiación europea, la consejería busca impulsar las sinergías entre la pública y la privada para dotar de recursos a las empresas asturianas y al territorio. El consejero hizo mención a que una mayor visibilidad en Europa también pondrá el foco de la inversión en la recuperación y reconversión de zonas afectadas por la «obligada» descarbonización.

En opinión del consejero de Ciencia, el desmantelamiento de las térmicas» implica «rehabilitar medioambientalmente los terrenos y lo justo es ligar esa rehabilitación a la creación de un parque científico tecnológico de un polo de innovación». Por ello es importante «que Europa se sienta obligada a reemplazar lo que ya había por algo más enfocado a estas misiones», incidió.