El alcalde ofrece la pista ciclista Chechu Rubiera a los aficionados de Asturias

Un ciclista ayer la nueva pista con las autoridades municipales caminando detrás. /
Un ciclista ayer la nueva pista con las autoridades municipales caminando detrás.

El circuito de 1,7 kilómetros para bicis y 1,2 kilómetros para 'running' dispone de dieciséis luminarias para poder entrenar por las noches

JOSÉ CEZÓN

El alcalde de Siero, Ángel García, inauguró ayer la nueva pista de ciclismo y atletismo Chechu Rubiera, situada a las afueras de La Pola en el antiguo ramal de la autovía, que ya quedará a disposición de los usuarios. El acceso libre al circuito y la instalación de dieciséis luminarias tipo led permitirán su utilización con seguridad durante todos los días del año y en horario nocturno.

La pista de ciclismo tiene una longitud de 1,7 kilómetros y la de atletismo 1,2 kilómetros. También se han instalado pivotes, se ha rebacheado el asfalto primitivo y se ha ampliado unos metros el ramal en su tramo final. Además, se colocaron unas mesas y bancos de madera en una zona de recreo, una fuente y se instalarán contenedores. La actuación fue realizada por la empresa Ogensa y tuvo un coste de 107.781 euros con cargo a la modificación de crédito del pasado año.

La adecuación de la pista fue propuesta el año pasado por un grupo de ciclistas aficionados y asumida por el gobierno. En la inauguración estuvieron también los ediles de Foro Eduardo Martínez, José Manuel Miranda y Paula Onís y Juan Camino, del Pinsi. El alcalde invitó ayer a todos los deportistas del concejo y de Asturias a venir a entrenar a la pista. «Es un espacio seguro donde poder iniciarse y practicar ciclismo y atletismo, sobre todo, los más jóvenes», dijo. Y comentó que los usuarios de las fincas del entorno podrán acceder a ellas por el arcén.

Rubiera, «abrumado»

Por su parte, Chechu Rubiera se mostraba ayer muy agradecido por el acuerdo plenario para dar su nombre a la pista. «Me siento un poco abrumado porque, sinceramente y sin pecar de falsa modestia, no creo que haya hecho méritos para nada». Pero le alegra en especial que la iniciativa haya partido «de amigos y gente de la bici con la que compartí tantos momentos y que se acordaran de mí».

Rubiera comentó que ya ha probado el circuito. «Está muy bien para un enfoque de cicloturismo con seguridad y poniendo el foco, sobre todo, en los más pequeños, ahora que las ciudades están blindadas, y para que los padres puedan quedar tranquilos», dijo. También la ve idónea para quien quiera practicar deporte de mantenimiento y sin correr el riesgo que entrañan las carreteras convencionales. El Ayuntamiento instalará un panel con su nombre.