Un vecino de Llanera, que descuidó de forma cruel a un ternero, ingresa en prisión

Un vecino de Llanera, que descuidó de forma cruel a un ternero, ingresa en prisión

La juez estima que descuidó de forma «cruel y despiada» a un ternero por segunda vez en poco tiempo y le niega la suspensión de condena | Se trata del primer condenado por maltrato animal en Asturias que va a la cárcel

MARCOS GUTIÉRREZ

El Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo, con el informe favorable de la Fiscalía del Principado de Asturias, ha denegado la suspensión de condena y ordenado el ingreso en prisión de un hombre condenado a nueve meses de cárcel por maltratar de forma «cruel y despiadada» a un ternero, en una finca de Ablanera (Llanera), al que hubo que sacrificar en julio de 2015 para evitarle un sufrimiento innecesario. El animal se encontraba en tal estado que dejarle con vida hubiera supuesto prolongar su agonía de manera innecesaria. Se trata del primer condenado por maltrato animal en Asturias que va a la cárcel. Ingresó de manera voluntaria en el Centro Penitenciario de Asturias tras recibir el mandamiento del Juzgado.

Falta de atención

Los hechos ocurrieron en el mes de julio de 2015, cuando el hombre tenía un ternero en una finca de Ablanera. Por causas que se desconocen, dejó de atenderlo, pese a que el animal se encontraba inválido de sus patas traseras, lo que le impedía incorporarse y desplazarse. A pesar de la gravedad de la situación no avisó a ningún veterinario ni le dio agua ni comida para un sustento mínimo adecuado. El ternero quedó tendido en mitad de la finca a pleno sol, con temperaturas que llegaron a alcanzar en más de una ocasión los 28 grados. Esto provocó que empeorase rápidamente, de modo que el 17 de julio, tras una inspección veterinaria a instancias del Seprona, tuvo que ser sacrificado para evitarle más sufrimientos innecesarios.

El hombre fue condenado a 9 meses de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena e inhabilitación especial para el ejercicio de toda profesión, oficio y comercio de animales. También se le prohibió la tenencia de animales durante tres años y el pago de las costas procesales.

Reincidente

El encausado tiene una condena anterior, del mes de abril de 2016, por hechos similares ocurridos en septiembre de 2013. En aquella ocasión, un ternero de su propiedad fue hallado muerto por una enfermedad causada o exacerbada por la situación de abandono negligente en la que se encontraba.

En este último caso, el Ministerio Fiscal se había opuesto a la suspensión de condena, por el comportamiento reincidente del condenado. El auto del juzgado hace especial hincapié en la extrema crueldad de su conducta, ya que no aparentó el más mínimo arrepentimiento con respecto a los hechos de la condena anterior, ni voluntad de reinserción social.

En la primera sentencia sí se le concedió la suspensión de condena, pese a lo cual continuó cometiendo hechos de similares características. Para la magistrada, la gravedad del hecho, la reiteración habiendo pasado tan poco tiempo con respecto a la primera sentencia, y «la crueldad» de su comportamiento no merecen la concesión de suspensión alguna de la pena, ni siquiera condicionada al pago de una multa.

En las últimas semanas ha aflorado un buen número de casos de maltrato animal en el Principado de Asturias. Hace apenas diez días eran rescatados unos perros que habían sido arrojados al río en Tiós (Lena), metidos en una bolsa, algo que también sucedió en Oviedo. A principios de mes, unos vándalos rociaban de pintura a una burra en la localidad de La Pereda de Llanes.