Adiós a «una persona excepcional»

Amigos y compañeros quisieron despedir en Tiñana a Juan Aurelio Bode . / FOTOS: PABLO NOSTI
Amigos y compañeros quisieron despedir en Tiñana a Juan Aurelio Bode . / FOTOS: PABLO NOSTI

Autoridades y amigos despiden al concejal del PP de Siero Juan Aurelio Bode | «Era una persona excepcional como padre, como marido y como trabajador», aseguraron su familiares más cercanos

JUAN VEGASAN MARTÍN DE TIÑANA (SIERO).

Casi un centenar de personas se acercaron ayer a la iglesia de Santa María de Tiñana para dar su último a adiós al concejal sierense del Partido Popular Juan Aurelio Bode Suárez, que falleció, en el Hospital Universitario Central de Asturias, el pasado miércoles.

La solemnidad, la tristeza y los buenos recuerdos fueron los protagonistas del sepelio, que comenzó minutos antes de la seis de la tarde, cuando tras la llegada de féretro -cubierto con la bandera azul con el escudo del municipio sierense-, la plaza de la iglesia quedó sumida en un silencio sepulcral en muestra de respeto al fallecido. Algunos de sus familiares más cercanos se deshicieron en elogios mientras recordaban a Bode Suárez: «Era una persona excepcional como padre, como marido y como trabajador; cuesta imaginar alguien que haya sido mejor que él». «Destacaba en todos los aspectos de la vida», añadieron.

Sus compañeros del Partido Popular no perdieron la oportunidad de despedir a su amigo. Algunos de ellos, visiblemente afectados, ayudaron a portar el ataúd hasta el interior de la iglesia. El diputado autonómico del PP y vicepresidente segundo de la Junta General del Principado de Asturias, Pablo Álvarez Piré, comentó que la familia de los populares asturianos está «desolados» por la pérdida de un «gran amigo».

En representación del gobierno socialista del concejo de Siero acudió la concejala de Cultura, Aurora Cienfuegos, que quiso remarcar que, a pesar de compartir poco tiempo con él, fue un «gran compañero» con el que mantuvieron «grandes momentos de charla». Desde el grupo municipal de Ciudadanos, Patricia Martín Velasco se solidarizó con sus compañeros en el consistorio y aseguró que, en estos momentos, «no hay que tener en cuenta la ideología política».

Alejandro Álvarez, concejal de Vox en Siero, tenía relación con el fallecido desde hace más de 20 años con el que se juntaba para jugar partidos de fútbol sala. El edil lo describió como una persona «humilde y trabajadora, que siempre dio todo por donde estuvo» y, emocionado, dijo que la relación que tuvo con él fue «maravillosa y entrañable». «El tiempo que pasé con Bode no lo voy a olvidar nunca», conluyó.

Tras la misa, el cuerpo de Juan Aurelio Bode Suárez fue trasladado al cementerio parroquial donde fue enterrado junto a sus familiares más cercanos.

El concejal del grupo municipal popular de Siero era natural de Fonciello, en la parroquia Tiñana, y formaba parte del equipo de trabajo del actual portavoz municipal, Cristóbal Lapuerta, desde hace cinco años. En las últimas elecciones municipales, Bode ocupó el número dos de la candidatura del PP y era miembro de las comisiones informativas de Urbanismo y Bienestar Social. Sin embargo, sus problemas de salud solo le permitieron asistir al Pleno de investidura de la nueva corporación y a una de las comisiones quincenales. El Ayuntamiento de Siero ha convocado tres días de luto oficial tras el fallecimiento del concejal y ha colocado crespones negros en todas las banderas sitas en dependencias municipales. Durante los días de duelo quedarán suspendidos todos los actos oficiales, tanto los de carácter protocolario como los institucionales, así como la convocatoria y celebración de reuniones de los órganos colegiados del ayuntamiento y de sus organismos. Bode ejerció como profesor de Electricidad en el Instituto de Secundaria de Noreña, donde había estudiado en su juventud, y con anterioridad estuvo destinado en Infiesto. También llegó a crear una empresa propia del sector eléctrico, con más de doce empleados, aunque ya se había jubilado.