«Agradezco que me esperasen»

Alejandro Díaz se ríe durante el pregón./
Alejandro Díaz se ríe durante el pregón.

El Párroco de La Carrera pronunció un discurso con toques cómicos lleno de nostalgia y orgullo por su Berrón natal

MÓNICA RIVEROEL BERRÓN.

El párroco de San Martín de La Carrera, Alejandro Díaz Noval, cambió anoche el habitual sermón por un pregón lleno de recuerdos y humor que inauguró las fiestas de El Berrón entre las carcajadas de los asistentes. Tras el discurso de Díaz, el presidente de la Asociación de Festejos, Javier Menéndez, pronunció unas breves palabras deseando que la programación fuera del gusto de todos, le siguió la coronación de las reinas y a las diez comenzó la primera gran verbena del fin de semana.

Durante el pregón, el párroco agradeció a la organización que le hubieran esperado un año tras encontrarse convalenciente el pasado de una dolencia. La espera mereció la pena, el salón de actos del Hogar del Pensionista rebosó de vecinos que rieron y disfrutaron junto a Díaz de anécdotas como el origen del nombre de El Berrón. «No quiero convertirme hoy en el 'abuelo cebolleta'», dijo Díaz antes de recordar con cariño cómo eran las fiestas de San Martín de La Carrera en su niñez. «Fue una época muy feliz de mi vida, y no digo que esta no lo sea, pero había menos peocupaciones», afirmó con nostalgia.

Con entusiasmo proclamó sentirse orgulloso de «seguir aferrado» a uno de esos «pueblos pequeños que se hicieron enormes en poco tiempo». Díaz repasó algunos de los cambios sufridos por El Berrón e hizo mención a esas costumbres que no se han perdido: «Como aparcar en doble fila y cruzar por todas partes menos por el paso de peatones», enumeró divertido antes de abordar esas cuestiones que espera no se perdan nunca como la misa y la procesión, la merienda con los familiares, las actividades para los más pequeños e incluso el comer en familia «aunque se haga en los bares, sidreríes y restaurantes», apuntó.

«Por fin termino, ¡gracias a Dios!» bromeó casi al final para despedir el pregón con un «podéis ir en paz» que rectificó entre las risas y aplausos de la sala, encantada con el humor del párroco.

La reina infantil, la joven Nayara Vázquez, de nueve años, recibió su banda y ramo del propio pregonero. Por su parte, la reina de las fiestas, Elsa Fernández, recogió su cinta de manos del alcalde de Siero, Ángel García. Varios concejales sierenses homenajearon a las damas, las tocayas Nerea Álvarez y Nerea Fernández. El equipo juvenil de El Berrón tuvo también su momento, en el que pudieron celebrar su triunfo en el Torneo de Málaga.

El sábado habrá una competición de motocross, junto al campo de fútbol municipal a las 14 horas. De tarde, se disputará la carrera de las escuelas de ciclismo Tino Ovies a las 17 horas, a las 17.30 habrá un torneo de bolos y ya a las 20 horas se celebrará una misa por los socios fallecidos. De noche, a partir de las 22 horas, la segunda verbena con orquesta y pinchadiscos.