El alcalde acepta estudiar cambios en la ordenanza municipal de Tráfico

La calle de Pelayo, en Pola de Siero. /  IMANOL RIMADA
La calle de Pelayo, en Pola de Siero. / IMANOL RIMADA

Angel García advierte que no es fácil «conjugar flexibilidad con acceso restringido» y mañana se van a instalar ya carteles en las calles afectadas

JOSÉ CEZÓN POLA DE SIERO.

El alcalde de Siero, Ángel García, manifestó ayer que el equipo de gobierno «siempre estará abierto a estudiar propuestas para mejorar la ordenanza municipal de Tráfico», en relación con las calles de acceso restringido y controladas por cámaras de vigilancia, pero entiende también que esas posibles mejoras tienen que facilitar el trabajo de la Policía Local «y que sepan con claridad a qué atenerse».

Entretanto, mañana mismo se van a instalar unos carteles en las calles del casco antiguo de la Pola con el acceso limitado -San Antonio, Pelayo, Santana y Peligros- para informar a los vecinos de la inmediata aplicación de esa ordenanza. Eso significará que los residentes empadronados dispondrán de dos autorizaciones para transitar por esas calles, mientras que para acceder a los establecimientos comerciales de la zona habrá un horario limitado de 8 a 11 horas, ampliable solo a los vehículos de reparto previa comunicación con la Policía Local.

Respecto a las peticiones concretas de Somos Siero -consistentes en ampliar ese horario comercial y permitir que los residentes puedan pedir permisos para otros vehículos en determinadas circunstancias-, el alcalde comentó que «esa flexibilidad es difícil de conjugar con una ordenanza de acceso restringido», pero reiteró su disposición a estudiarlo. Lo que parece evidente es que el gobierno quiere evitar situaciones como las ocurridas en Oviedo, donde, como desveló en su día este diario, la Policía Local concedió tarjetas que eximían del pago de la zona azul, o que permitían circular y aparcar en calles peatonales, lo que obligó a la Concejalía de Seguridad Ciudadana a realizar una criba de las tarjetas sospechosas.

El portavoz de IU de Siero, Edgar Cosío, se mostró ayer «de acuerdo con estudiar qué perjuicios se están causando y a qué número de persones», y a partir de ahí, «ver les modificaciones de la ordenanza que hicieran falta». Pero advirtió también de que «no debe desvirtuarse el carácter de zona de acceso restringido» y piensa que «los modelos a imitar deben ser quizás más parecidos a Siero que lo que puede ser Madrid Central», que es el sistema que planteó Somos.

La concejala del PP, Beatriz Polledo, es partidaria de introducir mejoras en la ordenanza en función de las necesidades que vayan surgiendo «en la práctica de su aplicación». Y comentó también que varios vecinos le han expresado su queja por el hecho de que haya que pagar una cantidad anual por las tarjetas para acceder a los garajes, por lo que pide que no tengan ningún coste para los residentes, aunque la cantidad no sea muy elevada.

Más crítico se mostró el portavoz de Ciudadanos, Sergio García, con las propuestas de Somos, ya planteadas en su día en comisión. «Vuelven a insistir en ellas como si de un 'deja vu' se tratase», dijo. Para el edil, si se aceptaran, «no se entendería que fuese vía restringida».

García opina que lo recogido en la ordenanza de Siero «es similar a las establecidas en concejos limítrofes y en el Principado». Y respecto al modelo propuesto de Madrid «como paraíso del tránsito», sugirió a los ediles de Somos que «igual deberían viajar más o preguntar a los madrileños cuál es su sentir con la gestión nefasta del Gobierno de Carmena respecto a la movilidad».