«En mis 25 años en Cruz Roja, no viví un solo día que fuese igual que el anterior»

Aurora Lores deja su cargo en la Cruz Roja de Siero. /  IMANOL RIMADA
Aurora Lores deja su cargo en la Cruz Roja de Siero. / IMANOL RIMADA

La expresidenta, Aurora Lores, deja la asamblea con 300.000 euros de presupuesto anual, 1.500 socios y 115 voluntarios

JUAN VEGAPOLA DE SIERO.

Aurora Lores Fonseca ha dejado de ser la presidenta de la Asamblea de Cruz Roja de Siero tras casi quince años en el cargo, que ocupará a partir de ahora Tamara Menéndez. Maestra de profesión, comenzó hace 25 años como voluntaria y deja la asamblea con un presupuesto de 300.000 euros anuales, 1.500 socios y 115 voluntarios. Además, logró inaugurar una nueva sede en La Pola y un punto de información en Lugones. «Siempre dije que aguantaría en el cargo hasta que la Cruz Roja se quedase en buenas manos, y ahora lo está», aseguró.

La expresidenta afirmó que lo mejor de su experiencia es haber trabajado con un equipo humano «tan potente» y haber podido compartir tantos momentos con ellos: «En mis 25 años en la organización, no viví un solo día que fuese igual que el anterior». «Ahora son mi segunda familia», añadió. Desde que era pequeña tiene vocación de «ayudar» y por eso se «enamoró» de la labor de la Cruz Roja: «Empecé a visitar a personas mayores que solicitaban teleasistencia, muchos de ellos eran reacios al principio, pero luego me reñían por que tardaba en ir a verlos».

Programas y subvenciones

SUS COMIENZOS«Empecé a visitar a mayores, muchos eran reacios al principio, pero luego me reñían por tardar»SU SUCESORA «Conoce la asamblea a la perfección y demostró ser muy capaz de enfrentarse a situaciones difíciles»

Durante su mandato, Lores logró potenciar los programas y las subvenciones, que se focalizaron en reforzar y mejorar la educación de los más pequeños del concejo. En el año 2012 impulsó la creación de una sede particular de la Cruz Roja en La Pola y, cuatro años más tarde, un nuevo punto de información en Lugones. Sobre la apertura de este último se mostró muy orgullosa: «En la última década, llegó a Lugones mucha población inmigrante con graves problemas y nosotros, que estábamos consiguiendo duplicar recursos, teníamos la sensación de que no los aprovechábamos porque en Lugones los necesitaban».

En el tintero se deja haber dedicado «más tiempo y recursos» al voluntariado y a los socios: «Son los pilares maestros de la Cruz Roja, pero hay veces que la gestión te absorbe y te desvía un poco del camino». Una tarea que ya ha puesto en marcha la nueva presidenta de la Cruz Roja de Siero, Tamara Menéndez, que ya aseguró a este diario que una de sus primeras medidas en el concejo será impulsar la captación de socios, ya que considera que es necesario «darle visibilidad», porque para la población que tiene el municipio «son pocos».

La expresidenta también quiso destacar la labor de su sucesora en el comité local: «Conoce la casa y la asamblea a la perfección, además, cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles y a problemas que requerían de soluciones urgentes, demostró ser muy capaz para enfrentarlos». «Su forma de asumir la responsabilidad me recuerda a mí cuando empecé, la Cruz Roja se queda en buenas manos», sentenció.

Seguirá como voluntaria

No obstante, Aurora Lores no abandonará por completo la Cruz Roja, ya que volverá a ejercer de voluntaria, la actividad en la que dio sus primeros pasos en la organización. Debido a su dilatada experiencia en el cargo, quiso tender la mano a la nueva presidenta para «colaborar» en las tareas administrativas que se necesiten.