Ases de la orientación en Nava

Participantes de la prueba calientan y comprueban sus mapas antes de la salida frente al Ayuntamiento de Nava. /  FOTOS: PABLO NOSTI
Participantes de la prueba calientan y comprueban sus mapas antes de la salida frente al Ayuntamiento de Nava. / FOTOS: PABLO NOSTI

El Club Piloña Deporte organizó la competición en colaboración con el Ayuntamiento al «haber varias familias del concejo en el equipo» Más de 220 deportistas, ayudados por una brújula y un mapa, participan en la carrera

MARCOS GUTIÉRREZ NAVA.

Velocidad, destreza y sentido de la ubicación. Son algunas de las cualidades que distinguen a los deportistas de una disciplina como la orientación, que lleva un cuarto de siglo presente en Asturias. El Club Piloña Deporte, con la colaboración del Ayuntamiento de Nava, organizó ayer la primera competición que se celebra en la localidad, como parte de la Liga de Carreras de Orientación en Asturias, más conocida como el 'Desafío Astur de Orientación'. Ángel Espina, del Club Piloña Deporte, explicó que en el equipo «hay varias familias del concejo de Nava, por eso surgió la idea de organizar aquí la carrera». Comentó que «es un deporte que se practica de forma individual, aunque permitimos que vayan familias y en grupos. Las salidas son escalonadas, como en una contrarreloj, y el recorrido es secreto». En efecto, los participantes solo cuentan con un mapa y brújula, del que deben hacer buen uso para pasar en el orden correcto por los puntos de control asignados. 227 competidores se animaron a tomar parte en alguna de las tres categorías: larga, media y corta, con 27, 24 y 15 balizas de control, respectivamente. «Más de la mitad son gente novata, luego federados y también han acudido competidores de un club gallego», destacó.

Andrés del Bustio Díaz es, probablemente, la principal figura de este deporte a nivel regional. «Empecé a estudiar en la Universidad en León y vi que había un curso de orientación. Hasta entonces yo siempre había jugado al fútbol, pero empecé a probar y me gustó tanto que dejé el fútbol», resaltó. Explicó que lo que más le gusta de esta disciplina «es que cada día es una aventura nueva. Aquí estamos en Nava, no conozco el mapa y no sé lo que me espera. Siempre es un reto nuevo».

Loreto Criado, de 22 años, compite en orientación «desde que tenía siete». «Mi hermana corría y, como yo iba también a las carreras, decidí participar para no quedarme parada. Al final ella lo dejó y yo no», explicó. Lo que más le gusta de la disciplina es «poder escoger el nivel al que quieres participar. Aquí eliges si quieres hacerlo más despacio o salir a ganar». Uno de los debutantes ayer en esta disciplina es Florentino González, vecino de Nava, al que le animaron desde la organización a tomar parte. «Perderme no me voy a perder», bromeó mientras escrutaba la ficha con el orden en el que tenía que pasar por cada punto de control.

 

Fotos

Vídeos