Las asociaciones de Lugones abogan por la eliminación de la zona azul

Varios coches aparcados en la zona azul de la Avenida de Oviedo en Lugones. / PABLO NOSTI
Varios coches aparcados en la zona azul de la Avenida de Oviedo en Lugones. / PABLO NOSTI

Los vecinos y empresarios aseguran que el aparcamiento de pago está siendo perjudicial para el comercio y la hostelería

MÓNICA RIVEROLUGONES.

Las reivindicaciones por parte de los vecinos y asociaciones de Lugones para retirar la zona azul de la Avenida de Oviedo no son nada nuevo. Los colectivos aseguran que llevan luchando contra este tipo de aparcamiento desde su implantación en 2013. Las alternativas, como el parking construido en la calle Antonio Machado, no han sido del agrado de todos y los solares adecuados para tal efecto -más céntricos- afirman que están en malas condiciones.

La propuesta del grupo municipal popular para negociar con la empresa adjudicataria Eysa la eliminación de la zona azul en la Avenida de Oviedo ha sido bien recibida por las asociaciones locales, como Lugone Se Mueve, desde la que recordaron que dicha petición viene de lejos: «llevamos reclamando desde hace años con los que gobiernan ahora y ya hace cuatro que están en el poder y no hicieron nada».

Roberto Valdés, presidente de la Asociación de Hostelería de Lugones, fue contundente: «la gente para consumir tiene que aparcar, sobre todo si quieres que vengan de fuera, porque si no da media vuelta y se va». Christian Álvarez, presidente de Lugones se Mueve admitió que como consumidor «no pagaría zona azul para comprar en Lugones».

Precisamente esto es lo que preocupa a la Asociación de Servicios y Comercio de Lugones (Asecol), cuya secretaria y portavoz, Rosa Vázquez, recalcó la importancia del aparcamiento gratuito en la zona centro para los comercios locales: «hace tiempo hicimos un estudio comparativo entre grandes superficies y pequeño comercio y en lo único en lo que ganan las grandes superficies es en la facilidad de aparcamiento». Vázquez fue más allá en su explicación: «si le quitas el parking a Parque Principado (ahora Intu Asturias) se queda en nada», sentenció.

«Las cosas han cambiado, la gente va en coche a todos lados porque si no es que no tienes tiempo para nada», entendió Vázquez, que indicó que un transporte público «rápido y eficaz» en el concejo haría que el aparcamiento no fuese imprescindible para Lugones. Sin embargo, «sólo funciona hacia Oviedo, si quieres ir a la Pola, El Berrón o Carbayín tienes que tirarte allí el día», afeó Vázquez.

Las actuales opciones alternativas tampoco son del agrado de los vecinos. «Los aparcamientos disuasorios dan pena, no hay donde aparcar en Lugones», se lamentó Álvarez, que no ve factible pagar por el estacionamiento de ninguna manera.

No ha sido la única asociación con quejas a este respecto, la plataforma Lugones tildó de «barrizales con charcas» los emplazamientos situados en el centro y la entrada de la localidad. Tampoco en Asecol ven con buenos ojos los aparcamientos disuasorios: «se llaman así porque para entrar hay que pensárselo dos veces», bromeó con humor Vázquez, que sí consideró la opción de crear nuevos parkings como el de la calle Antonio Machado, con 148 plazas. «Hacen falta más sitios como ese», dijo. Sugirió además que los hipotéticos lugares de estacionamiento estuvieran en las entradas de la localidad. Valdés apostó también por esta como la solución definitiva: «hace falta habilitar aparcamiento, no hay suficiente». El presidente de la Asociación de Hostelería indicó también que con la creación del carril bici en la calle Santa Isabel se perdieron oportunidades para crearnuevas plazas gratuitas.

Por su parte, el PP plantea una supresión total del aparcamiento en el bulevar, aunque no tendría por qué ser de golpe. Para negociar con la empresa se plantean las opciones de una compensación económica por la pérdida de esas plazas, o la sustitución de las existentes por otras en calles adyacentes. Esta última fue rechazada por Lugones en Pie, que ve en ella una forma de «pagar de otra manera».