El Ayuntamiento inicia la demolición de los 'laberintos' de Siero-Este

El teniente alcalde Javier Rodríguez siguiendo ayer la demolición de los 'laberintos'. / IMANOL RIMADA
El teniente alcalde Javier Rodríguez siguiendo ayer la demolición de los 'laberintos'. / IMANOL RIMADA

Los residentes venían demandado la retirada de esos elementos decorativos al haberse convertido en un foco de insalubridad e inseguro

JOSÉ CEZÓN POLA DE SIERO.

La demolición de los 'laberintos' ornamentales de la urbanización polesa Siero-Este comenzó ayer y se prolongará por espacio de un mes. Se trata de dos elementos de granito y hormigón, que en su día construyeron las promotoras de los edificios situados en las plazas de Luis Díaz Esnal y Salvador Fuente como elemento decorativo, pero que con el paso del tiempo se han convertido en un foco de insalubridad y un peligro para los niños.

El teniente alcalde de Siero, Javier Rodríguez, visitó ayer el inicio de los trabajos de derribo -que tendrá un presupuesto de 45.011 euros- y explicó que la actuación obedece a una reiterada demanda vecinal desde hace bastante tiempo. La obra consistirá en demoler la solera de hormigón y el banco corrido exterior, y la posterior retirada del granito que conforma el 'laberinto'. Se va a respetar la instalación central en ambas plazas y se mantendrá la barandilla perimetral en la de Luis Díaz Esnal.

Consensuar su futuro uso

Una vez concluida la actuación, el equipo de gobierno local intentará consensuar con los residentes de la urbanización a qué se va a destinar todo el espacio liberado. El teniente alcalde comentó ayer que ya existen algunas propuestas vecinales, como habilitar una zona verde, o bien construir un parque infantil.

El derribo de los 'laberintos' se financiará con una partida de la modificación de crédito, que este año aprobaron el PSOE, Foro Asturias, Ciudadanos, la Plataforma Vecinal de La Fresneda, el Pinsi y el concejal no adscrito Javier Seoane. Esta obra constituye un nuevo ejemplo de una actuación urbanística privada que ha resultado fallida, pero que ahora se tendrá que subsanar con cargos a las arcas públicas. Aparte de su más que dudoso gusto estético y de ocupar mucha superficie, esos 'laberintos' solo sirvieron para que se acumulara basura en su interior o excrementos de animales, lo que generaba malos olores en la zona.

Temas

Siero
 

Fotos

Vídeos