Caballos de acero que galopan en Llanera

Salida de la ruta motera del recinto ferial de Ables. / PABLO NOSTI
Salida de la ruta motera del recinto ferial de Ables. / PABLO NOSTI

La novena edición del festival para los amantes de las dos ruedas incluye rutas por el concejo, concurso a la mejor moto y exhibición de acrobacias La Kedada motera de Los Pistones congrega a cientos de aficionados

MARCOS GUTIÉRREZ ABLES.

Cientos de aficionados a las motos de Llanera, Asturias y el resto de España tienen este fin de semana una cita imprescindible en Llanera. La IX Kedada motera de Los Pistones de Llanera comenzó el viernes con la apertura y el tercer Pistonfest en el recinto ferial de Ables, pero hoy fue la puesta de largo del evento, con el III Concurso Pistonbike, la exhibición de saltos o la tradicional ruta por el concejo. Iván Fuertes Iglesias, 'Turru', explicó que las cifras se situaron en torno a los «160 inscritos en la ruta». en lo referente al concurso «cada año va un poco a más. Tenemos previstas varias motos de todos los estilos».

Mari Carmen López Areces y Benigno González Castaño llegaron al recinto ferial de Ables desde Corvera. «Ya vinimos varias veces. Nos gusta venir por el ambiente, los amigos que haces y el recinto, que es muy guapo», explicó él. Isabel Muñiz, de Villabona, es una habitual de esta cita. Acudió junto a su marido a lomos de un imponente vehículo de tres ruedas. «Cada vez va a mejor. Me encanta poder juntarnos con moteros de diferentes clubes y sitios de España», resaltó. Lo que más le atrae del mundo de la moto es la sensación de «sentirte libre. Pasar por un monte y respirar el olor a eucalipto o hierba de repente es una sensación que no se puede describir con palabras». Su marido, Óscar Díaz, explicó que «a los 17 años tenía un amigo que le gustaban mucho las motos. Empezó a trabajar en un taller en gijón y me metió por la moto. Compramos una a medias, porque no teníamos dinero. Tuvimos la desgracia de que se mató en los Picos de Europa haciendo escalada».

«Desde entonces continué con la moto y aficioné a mi mujer. Luego tuve un problema físico, por lo que tuve que pasar de las dos ruedas a las tres por una cuestión de equilibrio», recalcó. Tanto él como su mujer quisieron dejar claro que los problemas de salud no son un obstáculo insalvable a la hora de dar rienda suelta a la pasión.

Una pasión que acompaña a Pelayo Gómez Suárez desde hace años, pese a su juventud. Este llanerense de 17 años indicó que «cuando tuve la edad para poder andar en moto, me decidí a sacar el carné de 125. Yo venía a verla, pero es la primera vez que vengo como participante. Me encanta poder disfrutar de los paseos en moto y de que te dé el viento en la cara».

 

Fotos

Vídeos