Las calles polesas de acceso limitado registran 64 sanciones de media al día

La calle polesa de San Antonio, una de las vías que tiene instaladas las cámaras de videovigilancia. /  PABLO NOSTI
La calle polesa de San Antonio, una de las vías que tiene instaladas las cámaras de videovigilancia. / PABLO NOSTI

En los cuatro primeros meses de actividad de las ocho cámaras de videovigilancia se contabilizaron 8.252 infracciones

JOSÉ CEZÓNPOLA DE SIERO.

Las cinco calles polesas con el acceso de vehículos restringido acumulan una media de 64,4 denuncias diarias por circular sin autorización. Según datos municipales, en los algo más de cuatro meses transcurridos entre el 21 de febrero -día en que entraron oficialmente en servicio las cámaras de videovigilancia- y el pasado 30 de junio, se contabilizaron 8.252 infracciones en las calles de El Acebo, Santana, Pelayo, San Antonio y la pequeña travesía entre esta última vía y la plaza de Peligros.

En esos 130 días, tan solo hubo una jornada y media en que se permitió, de forma excepcional, la libre circulación por esas calles. Fue la tarde del viernes 31 de mayo y el sábado 1 de junio con motivo del Rally de Muncó para poder reconducir el tráfico por la villa.

A pesar de todas las advertencias lanzadas desde el Ayuntamiento de Siero, la celeridad en la tramitación de las multas y toda la difusión mediática para que no se transitara por esas calles sin permiso, en junio pasado se contabilizaron 1.305 denuncias, lo que arroja una media de 45 diarias. El récord de sanciones fue el martes 11 con 83 infracciones. Y el día con menos multas fue el domingo 23, con 27. Y el mayor registro en estos cuatro meses fue el martes 5 de marzo, con 193 denuncias.

Según datos de la Policía Local de Siero, en la actualidad hay unos quinientos vehículos autorizados para atravesar esas calles, entre residentes, negocios, garajes, trasteros o servicios públicos. Todas sus matrículas están registradas en un programa informático, por lo que las ocho cámaras disponibles no se activan cuando circula uno de esos vehículos con permiso, pero sí captan al resto.

Hay una segunda criba para excluir de la denuncia a aquellos vehículos de carga y descarga -camiones o furgonetas- que transitan por la calle en el horario autorizado, de 8 a 11 horas. Y hay una tercera revisión para comprobar si tienen el seguro y la inspección técnica de vehículos (ITV) en vigor, aunque de esto último no hay datos oficiales. De todo el seguimiento se encarga un agente de la Policía Local prácticamente a tiempo completo.

Ochenta euros de multa

La sanción por circular irregularmente por esas calles semipeatonales es de ochenta euros, aunque si se abona en un plazo de diez días desde la notificación, el importe se reduce a la mitad. Según comentan desde la Policía Local, más de un 90% de los infractores recurren a esa bonificación. Eso arrojaría unos ingresos en torno a los 350.000 euros para las arcas municipales en este período. Desde el equipo de gobierno reiteran que esas cámaras de videovigilancia no tienen ningún afán recaudatorio y que su único objetivo es preservar el casco antiguo de la villa y reducir el tráfico rodado por esas calles. Primero, se instalaron señales verticales indicando el acceso restringido, pero el incumplimiento era generalizado, por lo que se optó por establecer sanciones económicas.