La carrera de burros de Muncó vuelve a enfrentar a animalistas y organizadores

Los organizadores muestran el permiso para la carrera. /  PABLO NOSTI
Los organizadores muestran el permiso para la carrera. / PABLO NOSTI

La comisión de festejos considera que no es maltrato animal, mientras que el bando animalista lo describe como un evento «cruel»

JUAN VEGASIERO.

La inminente celebración de la carrera de burros, la próxima semana, con motivo de la celebración de las fiestas de la Purísima y San Roque de Ordiales-Muncó ha vuelto a forzar un nuevo cruce de declaraciones entre las plataformas animalistas y los organizadores de la carrera. Durante el periodo estival ya se han celebrado las competiciones de Collado y de Pañeda, que no estuvieron, tampoco, exentas de polémica.

Tras las 35.000 firmas obtenidas por la Plataforma ciudadana pro Fiestas sin Animales, la respuesta de los organizadores no se ha hecho esperar. El presidente de la Asociación de Festejos de San Roque, Javier Martínez, considera que la carrera no supone «en ningún momento maltrato para el animal, aquí lo que hacen es pasear a un jinete, la competición no es nada serio y en todo el historial de nuestras carreras nunca se ha producido ningún incidente con los animales». Además, aseguran estar «amparados por la ley».

Este diario ha tenido acceso a uno de los documentos en los que el Gobierno del Principado de Asturias, concretamente, la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales autorizó la carrera de burros de Ordiales-Muncó con cuatro condicionantes: La prohibición total de arrear a los animales mediante ningún tipo de objetos -varas, guiadas, espuelas-. Los tiempos y distancias deberán estar ajustados a las capacidades de los animales y los jinetes deberán tener un peso proporcionado respecto al del animal, sin que en ningún caso suponga un sobresfuerzo para ellos. Además, solo podrán participar animales en un rango de edad intermedio y que se encuentren en óptimas condiciones físicas y, por último, el recinto deberá estar vallado para impedir el acceso al público asistente y tendrá que disponer de los medios para abastecer de agua a los animales que participen.

El pasado jueves la Plataforma ciudadana pro Fiestas sin Animales, aseguró que habían conseguido 35.000 firmas para la cancelación de las mismas y las utilizó como pretexto para solicitar al alcalde de Siero, Ángel García, que impidiese la celebración de la carrera de Muncó. «Es incoherente que se realice un evento tan cruel como este en honor a vírgenes y santos», apuntaron. También pidieron al consistorio sierense que «tomase ejemplo» de otros lugares como Victoria Gasteiz o Avilés, donde las carreras han sido sustituidas por otras actividades, y le puntualizaron que si no toma medidas «se seguirán llevando a cabo protestas en el concejo».

Una protesta que ya realizó, el pasado mes, la Red de Derechos de los Animales de Alternativa Verde - Equo, que exigió al concejal sirense de Bienestar Animal, Alejandro Villa, la suspensión de las carreras atendiendo a un informe de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de que documentó el «estrés»n de los animales en otras carreras.

Más