La Casa Participa de Posada comienza a funcionar con siete asociaciones locales

Isabel Fernández. / IMANOL RIMADA
Isabel Fernández. / IMANOL RIMADA

Las instalaciones están pensadas para ser polivalentes y crear un «microcosmos» que enriquezca a jóvenes y mayores a través del ocio

MÓNICA RIVEROPOSADA DE LLANERA.

La Casa Participa de Posada de Llanera en la que asociaciones, tercera edad y jovenes se dan la mano, comienza a funcionar sin hacer ruido. Desde la concejalía de Dinamización Social y Comunitaria (nombre bajo el que se agrupan Participación Ciudadana, Consumo, Salud, Política Lingüística, Juventud e Igualdad), Isabel Fernández inauguró hace tres meses este espacio polivalente enfocado al ocio alternativo, sin embargo confesó apenada que con la campaña electoral no había podido realizar una apertura como es debido. «Tenemos pendiente un día de puertas abiertas», dijo.

Dentro de la colorida fachada (y más colorido interior) de la Casa, «queremos crear un microcosmos de particcipación», declaró Fernández, que es conscente de que «no se hace de la noche a la mañana», pero se siente optimista con otros cuatro años por delante para conseguirlo.

Ya hay seis asociaciones que inermitentemente hacen uso de las instaalaciones de la Casa Participa y una cuya actividad se concentra en el edificio, sin embargo todavía queda mucho por hacer para dar a conocer la propuesta, admite la concejala Isabel Fernández.

Las asociaciones que allí decidan trasladar sus actividades tienen a su disposición cómodos despachos en los que poder realizar algunas labores como fotocopias (con cierto límite al mes), y el material esencial se encuentra cubierto: papelería, ofimática e incluso cartelería.

También se recurre al préstamo de máquinas para hacer chapas, pantallas, proyectores, cámaras de vídeo e incluso altavoces portátiles con micrófono para llevar a cabo cualquier actividad lúdica o formativa.

Además tienen un armario individual para su documentación o pequeños materiales que quieran mantener de forma permanente en el hotel como ha sido el caso de LLanera Sin Barreras, que desde la apertura del centro utiliza uno de sus despachos compartidos.

«Recuerdo el día que llegué y estaban los de LLanera sin Barreras con unas construcciones de Lego para una exposición que se llevó a cabo hace unos meses en la Casa de Cultura de Posada», comenta a modo de anécdota Fernández, «ellos estaban en la sala de usos múltiples y, a la vez, estaba lleno de chavalería que iban a ver cómo construían. Fue muy enriquecedor para todos», resume la edil.

La Casa Participa aúna tecnología y funcionalidad, para lo que ha sido dotada de una pantalla inteligente en su sala de usos múltiples. «Se puede utilizar para lo que se quiera, desde hacer yoga, hasta clases y talleres de diferente diferente tipo o reuniones», enumera Fernández.

El Espacio Joven, que de momento está sirviendo a todos los rangos de edad hasta que comience a tener una mayor afluencia, también posee estas características: «Aquí todo el mobiliario es polivalente».

Se han llevado ya a cabo talleres de circo, de cocina en frío, cinefórum y manualidades, entre otros. Aunque con el verano y el cambio de gobierno las actividades han cesado momentáneamente, pronto volverán a arrancar con un curso intensivo de lengua asturiana que empezará el lunes 15 de julio y que se extenderá hasta el día 19. El curso se celebrará durante todos los días desde las diez de la mañana hasta las once y media.

También a finales de julio, habrá una actividad gratuita en la que los jóvenes de entre 12 y 17 años se convertirán en reporteros durante tres días para aprender el oficio.