«Una celebración para los que vivimos esto en el día a día»

Los graduados sociales se reunieron en La Torre, Pruvia. /  P. NOSTI
Los graduados sociales se reunieron en La Torre, Pruvia. / P. NOSTI

El colegio de Graduados Sociales entrega una treintena de galardones a sus miembros más destacados durante un almuerzo en Llanera

MÓNICA RIVERO PRUVIA.

Éxito de asistencia para el II Encuentro de Colegiados Sociales de Asturias, que desde su primera edición sigue creando lazos entre colegas de profesión, «es también una pequeña celebración para nosotros entre gente que entiende lo que vivimos en nuestro día a día», cuenta Alma María Alonso, vicepresidenta segunda del Colegio de Graduados Sociales de Asturias.

El evento junta los graduados sociales más jóvenes y veteranos para compartir experiencias y galardonar a algunos de sus más destacados miembros, que tras disfrutar de una comida entre compañeros en el restaurante La Torre, ya cerca de la media tarde recogieron más de una treintena de medallas y diplomas a una vida dedicada a la profesión.

Destaca la condecoración de Francisco Antonio Martos Presa como Presidente de Honor por sus doce años en el cargo y de José Pedreira Ares como Colegiado de Honor por prestar servicios relevantes a la Corporación y los méritos conseguidos durante sus años en la misma. Así como la Medalla al Mérito Profesional obtenida por Luis Antonio Fernández Villazón y Ana Rosa Arguelles Blanco. A la Medalla de Oro al Mérito Profesional concedida por orden de antigüedad a los treinta primeros colegiados merecedores de ellas, le siguieron las categorías de Plata y Bronce los diez siguientes de cada una de las respectivas nomenclaturas correspondientes a los colegiados con una permanencia superior a veinticinco y quince años de colegiación y servicio. Este orden fue propuesto por el presidente y acordado por la junta de gobierno en la reunión celebrada el 23 de enero de este año.

Por su parte, el diploma al Mérito Colegial fue entregado a diez colegiados con una permanencia superior a los veinte años de colegiación que sin embargo no ejerciesen, mientras que la Medalla de Oro Colectiva al Mérito en el Trabajo premió a otros diez colegiados en su labor de más de veinte años de colegiación. La medalla al Mérito Colegial en su categoría Oro, acordada por el Ministerio de Trabajo, se concedió a Humberto Fernández Cascos, José Luis Suárez Allende, Aurelio Marcelino Álvarez Álvarez y Luis Antonio Lorenzo Alzueta.

Una jornada dedicada al trabajo en equipo «de asociación, de fuerza», resumía, Alma, «ayer hicimos una asamblea de junta general y hoy toca la parte festiva, trabajamos mucho y nos merecemos celebrarlo con nuestros compañeros de trabajo, a los que también premiamos porque llevan treinta y cinco años viviendo esto y se lo merecen».